Victoria rotunda en las elecciones madrileñas de Ayuso para el PP que roza la mayoría absoluta con más apoyo que toda la izquierda junta

Puede gobernar en solitario y solo necesita la abstención de vox para ser reelegida / Más Madrid supera al PSOE en votos y se convierte en la segunda fuerza parlamentaria / Los socialistas cosechan su peor resultado de la historia / Vox sube un escaño y Podemos se mantiene en quinta posición / Ciudadanos desaparece de la Asamblea

La ganadora de las elecciones, Isabel Díaz Ayuso (PP), celebra la victoria acompañado por el líder nacional de su formación, Pablo Casado, en el balcón de la sede del partido.

Isabel Díaz Ayuso logró una victoria apabullante para el Partido Popular (PP) en las elecciones autonómicas de la Comunidad de Madrid celebradas el pasado 4 de mayo en unas condiciones muy particulares: en un día laborable -martes, frente a la costumbre en España de llevarlas a cabo en domingo- y en medio de una pandemia. Esto da una mayor relevancia al récord de participación, a falta del recuento del voto de los madrileños residentes en el extranjero que se tendrá lugar el viernes 7 de mayo, en unos comicios de este tipo al alcanzar el 76,25% cuando el máximo hasta ahora era del 70,39% de las autonómicas de 1995.

La candidata a la reelección convocó a los electores ante la falta de confianza en su socio de gobierno, Ciudadanos (Cs), tras la moción de censura que este partido firmó con el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) en la Región de Murcia y ante el convencimiento de que con ello se iniciaba un asalto al poder autonómico de los socialistas sin dejar que se expresara la ciudadanía. De hecho, el PSOE presentó mociones de censura en Castilla y León y el Ayuntamiento de Murcia -la única que ganó-, además de hacerlo en la Comunidad de Madrid, al igual que Más Madrid, para frenar la convocatoria de elecciones. Una iniciativa que rechazaron los tribunales al considerar que ya era efectiva la llamada a las urnas.

Toda esta estrategia, planeada desde Moncloa por Pedro Sánchez y su nutrido grupo de asesores con sueldo público, ha fracasado por el instinto político de Díaz Ayuso y su equipo que la vieron venir y han logrado réditos quizá aún mayores de los esperados. La confrontación de los últimos meses entre el Gobierno de España, en la que se involucró personalmente el presidente Sánchez, y el de la Comunidad de Madrid -con medidas específicas para este territorio durante la pandemia- y su presidenta Díaz Ayuso se ha saldado con un éxito rotundo de la dirigente popular.

Y es que el PP ganó las elecciones con más de 1.620.000 votos, el 44,73%, y 65 escaños; logrando más de 900.000 votos más que en las anteriores elecciones a la Asamblea de la Comunidad de Madrid de 2019 en las que se había quedado en segunda posición, con 30 diputados.

El segundo lugar, en esta ocasión, lo alcanzó Más Madrid, una escisión de Podemos fundada por Íñigo Errejón. La formación consiguió superar al PSOE como principal fuerza de la izquierda y convertir a su candidata, Mónica García, en la líder de la oposición a Ayuso, tras hacerse con 614.660 votos, el 16,97%, y 24 escaños; subiendo en casi 139.000 apoyos y en 4 parlamentarios.

El PSOE se vio, por tanto, relegado a la tercera posición con su peor dato de la historia tras bajar por primera vez de los 30 escaños y del 20% de los votos. Y eso que habían ganado las elecciones de 2019 con su mismo candidato, Ángel Gabilondo. Se quedó en 610.190 papeletas, el 16,85%, y 24 diputados; tras perder más de 274.000 votantes y 13 escaños.

Sube hasta la cuarta plaza Vox, que era la quinta fuerza hasta ahora. La lista encabezada por Rocío Monasterio cosechó 330.660 votos, el 9,13%, y 13 diputados; sumando casi 43.000 apoyos y 1 escaño.

Y la última formación que logró representación en la Asamblea fue Unidas Podemos, la coalición de Podemos e Izquierda Unida. La candidatura encabezada por su hasta ahora líder nacional, Pablo Iglesias, obtuvo 261.010 votos, el 7,21%, y 10 diputados; aumentando en casi 80.000 los apoyos frente a 2019 y en 3 escaños.

Ciudadanos, por su parte, que era socio de coalición de Ayuso y el tercer partido hace dos años no alcanzó el 5% de los votos, el mínimo para lograr representación parlamentaria a pesar de los esfuerzos de su cabeza de lista, Edmundo Bal.

Con estos resultados, Isabel Díaz Ayuso sólo necesita la abstención de Vox para ser reelegida presidenta de la Comunidad de Madrid, puesto que suma más escaños -y más votos- que toda la izquierda junta. Y Vox ya se ha comprometido a ello, por lo que podrá gobernar el PP en solitario con dos años por delante, pues al no contar con legislación electoral propia, tiene comicios de nuevo en 2023.

Pablo Iglesias deja la política

“Dejo todos mis cargos. Dejo la política, entendida como política de partido e institucional”, anunció el líder de Unidas Podemos y candidato en las elecciones madrileñas, Pablo Iglesias. El, hasta hace mes y medio, vicepresidente segundo del Gobierno de España reconoció el fracaso cosechado en unos comicios en los que aspiraba a gobernar y explicó que no recogerá el acta de diputado y que abandona el liderazgo de la formación para dar paso a otras personas que sumen al proyecto, algo que él considera que ya no hace.

3 comentarios en “Victoria rotunda en las elecciones madrileñas de Ayuso para el PP que roza la mayoría absoluta con más apoyo que toda la izquierda junta

  1. Por fin España se libera de un individuo impresentable como persona y político, ahora de puede ir a vivir a Venezuela que tanto ponderada y de paso de puede llevar a la vicepresidenta de Argentina

  2. Esperamos que este resultado permita a España retomar el camino del cual nunca debió desviarse, así lo deseamos muchos españoles que vivimos en el exterior y que amamos a España.

  3. Ha sido un golpe letal al PSOE por la cantidad de mentiras y traiciones ejecutadas por el impresentable y traidor de Pedro Sánchez, ahora solo resta sacarlo del poder a como dé lugar, mediante una moción de censura. Un cubano le está agradecido a Pablo Casado y a su PP por el solo hecho de tener el valor de intentar sacar adelante las reformas al Código Civil que, aunque truncas por una miseria de presupuesto de dos millones, que con solo solicitar una prima de 50 euros a cada descendiente le daba para sufragar con creces ese presupuesto, el derecho de los descendientes de españoles no se mide en dinero. Si ese sueño algún día llegase a concretarse, el PP tendría garantizado de por vida miles de votos de esas familias agradecidas, por lo menos el mío y el de mi familia cubana estaría garantizado. Un cubano agradecido. Gracias Pablo Casado

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *