Un vagón de un tren descarrilado acaba en el río Sil cuando lo retiraba Adif

La Xunta investiga al ente público dependiente del Ministerio de Transporte

Dos de los vagones que se retiraron se deslizaron por la ladera y uno acabó en el río Sil.

El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), ente público dependiente del Ministerio de Transporte, ha recibido un aluvión de críticas por la caída intencionada el 2 de agosto de dos vagones por la ladera del río Sil, uno de los cuales llegó al agua. Pertenecían a un tren vacío de Renfe Mercancías, que descarriló el 28 de julio en Sobradelo (Ourense), y que interrumpía la vía.

Esto sucedió tras haber pedido permiso Renfe a la Confederación hidrográfica Miño Sil, que lo rechazó, para dejar caer los vagones hacia el cauce como el método más sencillo y económico para recuperarlos. El hecho fue grabado por varios particulares y en uno de los vídeos se ve cómo un operario con una retroexcavadora intenta una maniobra para apartar un vagón de la vía y éste acaba en la ladera mientras otro acaba en el río.

La Xunta inició un expediente sancionador contra Adif por una posible infracción grave tipificada en la Ley de residuos mientras el ente público estudia lo sucedido para depurar responsabilidades.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *