Rueda valora la voluntad de avanzar en acuerdos pero advierte a Sánchez que estará “vigilante”

Lamenta la negativa “rotunda” del Gobierno central a la transferencia de la gestión del litoral y considera que es “difícil de entender” cuando acaba de concedérsela a la Comunidad Autónoma de Canarias

El presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, se reunió en el Palacio de la Moncloa con el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez.

El presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, valoró el tono cordial de la reunión que mantuvo el pasado 28 de julio con el presidente del Gobierno en el Palacio de la Moncloa, así como la voluntad de avanzar en acuerdos de interés para Galicia, pero advirtió que estará “vigilante” sobre la evolución de los compromisos adquiridos.

Alfonso Rueda se manifestó esperanzado sobre “las buenas perspectivas” que se presentan para la consecución de fondos Next Generation en proyectos como el de Altri en Palas de Rei o de Stellantis en Vigo, pero lamentó la falta de compromisos concretos en las peticiones relacionadas con la sanidad, y sobre todo, que Pedro Sánchez mantenga la negativa de la transferencia a Galicia de la gestión del litoral. El titular del Gobierno gallego, que hizo entrega al presidente del Gobierno central de un documento con las peticiones que son clave para Galicia, insistió tras el encuentro en “que el diálogo institucional siempre es positivo”. “No es una agenda partidaria, es una agenda de Galicia sobre cuestiones que importan y que necesitan sin duda la implicación del Gobierno central”, esgrimió Rueda tras el encuentro.

Rueda precisó que la primera parte de este encuentro se centró en los incendios que asolaron Galicia y otras partes de España en julio. Al respecto, reivindicó la necesidad de que el compromiso demostrado por el Gobierno con la visita del presidente Sánchez a O Barco de Valdeorras vaya “un paso más allá” con la declaración de zona catastrófica y la habilitación de ayudas para la reconstrucción.

Rueda y Sánchez durante su encuentro en el palacio de la Moncloa.

En este sentido, recordó que la Xunta de Galicia ya aprobó unas ayudas de emergencia por valor de más 9 millones y el día 29 se publicaron las correspondientes convocatorias para que puedan llegar a sus destinatarios en menos de tres meses. Incluyen aportaciones para rehabilitación o reconstrucción de viviendas y para el menaje doméstico por 3,2 millones de euros, la cobertura de los daños en establecimientos comerciales, industriales, turísticos y mercantiles tendrá también una cuantía del 100% del importe con un máximo de 600.000 euros por persona beneficiada y ayudas específicas para reposición de explotaciones forestales, agrícolas o ganaderas que estarán dotadas con un total de 4 millones de euros.

Por este motivo, consideró que ahora el Gobierno central debe también actuar en su ámbito de competencias para apoyar la recuperación de las zonas más afectadas. No en vano, los fuegos de O Courel (Lugo) -11.100 hectáreas- y Valdeorras (Ourense) -10.500 hectáreas- se convirtieron en los dos mayores incendios desde que hay registros en Galicia. Se dieron por extinguidos el día 28, tras formar parte de una ola de fuegos que comenzó dos semanas antes con tormentas secas en las que rayos provocaron medio centenar de incendios, con un balance global de unas 33.000 hectáreas arrasadas.

Mensajes “esperanzadores”

Rueda valoró que en algunas peticiones obtuvo por parte del presidente Sánchez mensajes “optimistas y esperanzadores”, en referencia a la consecución de fondos europeos para ciertos proyectos presentados por Galicia, como el de fibras textiles de Altri en Palas de Rei o el de automoción eléctrica de Stellantis en Vigo. “Tenemos buenas perspectivas, pero estaremos vigilantes”, precisó sobre estos compromisos.

El presidente de la Xunta advirtió que estos fondos europeos son “una oportunidad excelente” para transformar el tejido productivo de Galicia y adaptarlo a las exigencias de las próximas décadas. Además, también le alertó de que no se debería pasar al capítulo de préstamos a empresas mientras no esté encaminada la primera fase de las ayudas a fondo perdido. Al respecto, precisó que estas deben estar comprometidas al cien por cien antes de finalizar 2023, por lo que apuntó como imprescindible agilizar su distribución.

Rueda recordó al presidente del Gobierno central que la Xunta de Galicia ha elaborado desde hace tiempo un listado de proyectos prioritarios, entre los que destacó -además de los ya mencionados- el de Showa Denko en A Coruña o el proyecto de economía circular para el aprovechamiento de los purines. “Todos ellos deben contar con el apoyo estatal sea de la forma que sea: dentro o fuera de los Perte”, advirtió.

En la reunión también se abordó la situación de la Sanidad pública, cuyo mayor problema, según remarcó Rueda, es la falta de médicos de familia. “Que seamos las comunidades quienes afrontamos el día a día de la gestión sanitaria no implica que el Gobierno pueda dejar de ejercer sus responsabilidades”, esgrimió.

Por este motivo, recordó el manifiesto conjunto de siete comunidades de distinto signo político, en el que se reclamaban cinco medidas de competencia estatal, entre las que se encuentra la convocatoria de un millar de plazas MIR extraordinarias de medicina familiar y comunitaria y la necesidad de que crear la especialidad de medicina de Urgencias y Emergencias.

Trenes Avril y la A-6

En la reunión el presidente de la Xunta también le trasladó los “compromisos incumplidos” con Galicia en materia de transporte y demandó un “cronograma claro” para la llegada de los trenes Avril a las ciudades gallegas. El presidente del Gobierno central se comprometió a constituir con la máxima agilidad una mesa de seguimiento del contrato con Talgo en la que participe la Xunta de Galicia.

Además, Rueda trasladó la demanda unánime que existe en Galicia de que la línea de tren Avant que une Santiago con Ourense se beneficie también de los descuentos anunciados por el Gobierno para los trayectos de media distancia.

Pedro Sánchez comprometió también la activación de una mesa de seguimiento sobre la solución provisional implantada por el Ejecutivo central para sortear el viaducto derribado de la A-6, así como su reconstrucción, con plazos claros.

El titular del Ejecutivo gallego también abordó con el presidente del Gobierno central la reivindicación histórica de la transferencia de la AP-9, solicitando el desbloqueo “lo antes posible” de la tramitación de la proposición de ley que la haría posible.

Alfonso Rueda compareció ante los medios en Moncloa tras la reunión.

Por último en el ámbito de las infraestructuras, Rueda recordó cuestiones que aún están pendientes en un buen número de vías, como la lentitud de los avances en la autovía A-54 Santiago-Lugo y la ausencia de consignación presupuestaria para la A-56 Lugo-Ourense, la A-74 de A Mariña, la A-76 Ourense-Ponferrada, el tramo Vigo-Porriño de la A-52, la ampliación de la avenida de Alfonso Molina en A Coruña o las nuevas fases de la circunvalación de Pontevedra A-57, entre otras. También abordó, en materia ferroviaria, la necesidad de impulsar la salida sur de Vigo para mejorar la conexión con Portugal.

Por el contrario, Rueda lamentó que no hubiera avances en la reclamación que Galicia hace de la transferencia de la gestión del litoral. “Fue categórico y dijo que no”, indicó el presidente de la Xunta, quien dejó claro que desde el Gobierno gallego, que cuenta con el apoyo de las demás fuerzas con representación parlamentaria en Galicia, “se va a seguir insistiendo” para conseguir ese objetivo. Incidió, además, en “que es difícil de entender que se le niegue a Galicia lo que sí se da a otras comunidades autónomas”, y citó el caso de Canarias, que un día antes había conseguido esas competencias. “La Xunta aportó un informe del Consello Consultivo de Galicia, un órgano independiente que indica que el traspaso depende de la voluntad política porque no hay argumentos jurídicos en contra”, indicó.

Financiación autonómica

Rueda precisó que también trasladó a Sánchez otras cuestiones pendientes que deben ser abordadas por el Gobierno central. Así, apuntó la necesidad de dar pasos para un nuevo modelo de financiación autonómica; de que se incremente en 170 millones la aportación del Gobierno central para financiar la dependencia en Galicia y reducir el desequilibrio o de dar respuesta a la cogestión del ingreso mínimo vital, comprometida el pasado mes de enero por el ministro Escrivá y sobre la que aún no hubo respuesta.

De igual manera, también relató entre otros asuntos trasladados a Pedro Sánchez la petición de implicación del Gobierno central en el pacto de Estado por Ferrol; la concesión de tres juzgados nuevos en Galicia en violencia de género; la creación de las mesas de las centrales térmicas de Meirama y As Pontes y el compromiso de estar vigilantes sobre el futuro de Alcoa, “fundamental para Lugo y toda Galicia”.

Por último, Rueda informó de que hizo entrega al presidente Pedro Sánchez de una carta de las familias de las víctimas del naufragio del arrastrero gallego Villa de Pitanxo, que solicitan desde hace tiempo una operación de trabajo subacuático para localizar el barco y delimitar mejor las causas reales del hundimiento.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *