Rodríguez Santana viaja a Cuba para presentar el documental ‘Mujeres de Sal, Hombres de Humo’ entre la colectividad canaria

El director general de Emigración estará acompañado por la directora de la obra, Iris Carballo

Cartel con las proyecciones del documental que se realizaron en Cuba los próximos días.

El director general de Emigración del Gobierno de Canarias, Manuel Rodríguez Santana, acompañado por la directora del documental Mujeres de Sal, Hombres de Humo, Iris Carballo, inician el 22 de abril una gira por distintas ciudades de Cuba para presentar esta obra audiovisual. Este trabajo se centra en la situación que tuvieron que afrontar muchas mujeres canarias cuyos maridos y seres queridos emigraron a Cuba y no regresaron.

Está previsto que el documental se presente el día 22 de abril en La Habana, el 23 en Santa Clara, el 24 en Cabaiguán, el 25 en Majagua, el 26 en Granma, el 27 en Santiago de Cuba, el 28 en Guantánamo, el 29 en Holguín y el 30 en Camagüey.

Pero, además de estos actos, el director general de Emigración mantendrá encuentros con miembros de la colectividad canaria, hará entrega de la vestimenta tradicional para los grupos folclóricos de diversas entidades y está previsto que se reúna con el embajador español, Ángel Martín Peccis, y con el viceministro de Cultura del Gobierno cubano.

El documental Mujeres de Sal, Hombres de Humo comenzó a fraguarse por una casualidad. Iris Carballo, natural de la localidad gran canaria de Arucas, cuenta a España Exterior que “durante un viaje por Latinoamérica recalé en Cuba y en La Habana me robaron buena parte de mis pertenencias. Decidí entonces acudir a la Asociación Canaria. Allí me conocí por azar a un nieto de un emigrante que había descubierto, tras la muerte de su abuelo, que éste había dejado otra familia en Gran Canaria de la que nunca había oído hablar. Esa historia me hizo pensar sobre qué había pasado con las mujeres que se quedaron en el archipiélago esperando por quienes emigraron y nunca regresaron”.

Así, en 2016, Iris comenzó una investigación sobre el tema, ya que no existía ninguna centrada en la situación de las mujeres que se quedaron en Canarias esperando por el emigrante que nunca regresó, y en 2021, tras recoger gran cantidad de información, realizar entrevistas y visitar a emigrantes canarios en diversas partes de Cuba, vio la luz este documental que se centra en la emigración entre 1914 y los primeros años veinte del pasado siglo.

Mujeres de Sal, Hombres de Humo aborda la cuestión desde un punto de vista emotivo y sin juzgar las razones por las que muchos emigrantes decidieron no regresar y establecerse en Cuba formando una segunda familia.

“Hay que tener en cuenta que esas mujeres se quedaron en una especie de limbo y, además de las consecuencias emocionales que sufrieron, se encontraban con que los años pasaban, sus maridos no regresaban y ellas no podían separarse ni llevar una vida como mujeres solteras. Estaba mal visto que acudieran a los bailes, muchas vestían de negro, no podían realizar trámites como la venta de bienes sin el permiso del marido, etc. Sufrían una situación de marido ausente y al mismo tiempo tuvieron que hacerse cargo en muchos casos del mantenimiento de sus hijos, aceptando todo tipo de trabajos para conseguir los ingresos necesarios”, explica Iris.

“He querido describir esta situación desde un punto de vista muy emocional, resaltando los sentimientos de nostalgia y también de esperanza que se viven en cualquier proceso migratorio, en cualquier nacionalidad o generación”.

Algunas de las historias recogidas por Iris Carballo son realmente llamativas. “Hay un caso de un emigrante que marchó a Cuba y dejó en Canarias a su mujer y cinco hijos y en su nuevo país formó otra familia distinta con seis hijos. Con el paso de los años, tuvo que regresar a Canarias para cobrar una herencia y decidió quedarse aquí con lo que hubo un abandono doble. Sin embargo, llama la atención que entre su familia en Cuba no existe ningún rencor”.

Iris cuenta también otra historia que le llamó la atención. “Se trataba de un joven canario de 30 años que en 1919 partió rumbo a Cuba en el vapor Valbanera en el que viajaban más de 400 canarios. El barco naufragó antes de llegar a La Habana, por lo que la familia del joven le dio por muerto. Sin embargo, él se había bajado en Santiago de Cuba y, tras una noche de juerga, perdió el barco y salvó la vida. El joven se estableció en la ciudad y empezó a escribir cartas a su familia en Canarias adjuntándoles dinero o algunos regalos. Pero el cartero se quedaba con el dinero y tiraba las cartas que nunca llegaron a su destino”.

La manera de afrontar esta situación varía. “Hay personas que cuando regresó nunca aceptaron al emigrante que los abandonó, otros si lo aceptaron. En el documental trato de explicar lo sucedido sin juzgar a nadie por sus decisiones, sin buenos ni malos, y centrándome en el aspecto más emotivo”, señala Iris que destacó que con este trabajo quiere “dar voz a las mujeres canarias que se quedaron en las Islas mientras sus seres queridos emigraban para no volver”.

Ahora, el documental será presentado en diversas ciudades cubanas. “Aunque no sé lo que me voy a encontrar, aguardo esta gira con muchas ganas y con mucha emoción”, señala la directora. Acompaña a este documental un proyecto educativo para dar a conocer entre los escolares canarios estas historias que forman parte del devenir de la sociedad canaria.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *