Rodríguez Miranda reafirma el apoyo de la Xunta a las entidades en el exterior para afrontar las consecuencias de la pandemia

El secretario xeral da Emigración comenzó su primer viaje a América desde que se inició la crisis sanitaria con una reunión en Montevideo con los representantes de las instituciones gallegas

Rodríguez Miranda con los representantes de las entidades gallegas.

El primer día de la visita a Montevideo del secretario xeral da Emigración de la Xunta de Galicia, Antonio Rodríguez Miranda, le permitió descubrir en territorio la situación que está viviendo la colonia gallega de Uruguay en esta pandemia que se cobró en el país más de 6.000 víctimas mortales y que ahora, al disminuir su impacto, deja en evidencia la crisis económica de las instituciones.

El último día de noviembre llegó a la capital uruguaya el secretario xeral da Emigración de la Xunta de Galicia, Antonio Rodríguez Miranda, tocando suelo americano por primera vez luego de declarada la pandemia mundial del Covid-19 justamente en el último país en el que estuvo antes de ella.

Miranda, el embajador Gómez-Llera y el consejero de Trabajo, Vicente Pecino.

En las primeras horas de su visita mantuvo una reunión privada en la residencia del embajador español, Javier Gómez-Llera, a quien le acompañó el consejero de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social de la Embajada, Vicente Pecino, con quienes analizó la situación de la colectividad gallega y de las instituciones en esta margen del río de la Plata.

La situación del Hogar Español de ancianos y la mutua Casa de Galicia, ambas en una situación crítica, fueron consideradas en profundidad debido a la situación que están viviendo ambas instituciones.

Luego, Miranda mantuvo una reunión en la Delegación de la Xunta de Galicia en Montevideo con la presidenta de la Federación de Sociedades Gallegas del Uruguay, María Gil Pereira, a quien acompañaron los presidentes de las instituciones gallegas federadas, además del vicepresidente del Hogar Español, Celestino Duarte, y el presidente de la Asociación de Empresarios Gallegos del Uruguay (AEGU), Estevan Regueira. En concreto, además de los citados, acudieron representantes del Centro Cultural y Recreativo Alma Gallega, el Centro Gallego de Montevideo, el Centro Social, Cultural y Deportivo de Bolos Valle Miñor, el Centro Cultural Fillos de Galicia, el Centro Ourensán de Montevideo, el Centro Pontevedrés Social y Deportivo, el Centro Social Bergantiños, Unión Hijos de Morgadanes.

Un momento de la reunión.

A Miranda le acompañaron la cónsul general, María Victoria Scola, y el director del Centro Dramático Galego, Fran Núñez, entidad que presenta la obra teatral O charco de Ulises, el miércoles 1 de diciembre por primera vez en América.

Justamente, hace ochenta años atrás la obra Os vellos non deben de namorarse de Alfonso Castelao, se estrenaba en el Río de la Plata, primero en Buenos Aires y luego en Montevideo, ahora será El charco de Ulises que pone sobre el escenario el tema de la emigración, la que se verá en Montevideo el 1 de diciembre y al día siguiente en la capital argentina.

Las entradas para las dos sesiones de este miércoles están casi totalmente agotadas, por lo que las sensaciones que se experimenten en la sala Héctor Tosar del auditorio Nelly Goitiño, contará con el marco adecuado para una colectividad ávida de ver teatro gallego.

En esta reunión también la cónsul general de España, María Victoria Scola, se puso a las órdenes de los directivos explicando que de los 70.000 españoles que están inscritos en el Consulado, más de 40.000 son gallegos, poniéndose a disposición de los clubes para lo que pudieran necesitar de las oficinas consulares.

Forjar el presente para que exista futuro

Por su parte, el secretario xeral da Emigración, Antonio Rodríguez Miranda, presentó los distintos programas para la Galicia exterior para el segundo año Xacobeo, así como los planes de asistencia a la diáspora que tanto han sufrido estos más de veinte meses.

También abrió un diálogo sobre la realidad actual según explicó la presidenta de la Federación de Sociedades Gallegas del Uruguay, María Gil Pereira, donde todos pudimos participar, aunque Miranda abrió el debate sosteniendo que “quiere que la Galicia exterior siga existiendo”.

El secretario xeral aseguró que “nosotros estaremos para apoyarles en lo que sea para lograr algo en ese sentido, abrimos este período de reflexión y ver cómo podremos ayudar a esas entidades a no desaparecer”.

Reforzó el pensamiento de la Xunta de Galicia confiando en que “ustedes saben cómo puede hacerse de manera natural”.

Rodríguez Miranda se dirige a los directivos de centros gallegos en Montevideo.

Es que esta pandemia ha azotado dramáticamente las economías de todas las instituciones, inclusive también el exsecretario de la Federación, Horacio Henry, quien sostuvo que “aquella sospecha de que pudieran desaparecer algunas instituciones con el correr de los años, debido a la longevidad de sus asociados, se aceleró con la pandemia y hoy ya es una realidad”. Y añadió que “hemos tenido que dar el pésame a muchos de los fallecidos y que no son remplazables”.

Mientras tanto, Estevan Regueira, presidente de la Asociación de Empresarios Gallegos del Uruguay pidió “que vengan instrucciones más directas desde Galicia y no dejar que solamente aquí se encuentre ese camino de unión”.

Sin embargo, la posibilidad de intercambiar ideas y opiniones con el secretario xeral hizo primar la independencia que él pregonaba en su propuesta de debate en la jornada.

Es que después de veinte meses de pandemia, la crisis económica se agudizó y la colectividad gallega de Uruguay está a punto de perder gran parte del patrimonio construido durante tres siglos.

En este debate los pontevedreses aseguraron que “existen al menos cuatro instituciones que provienen de Pontevedra y que tienen distintos nombres”, para concluir que “esas cuatro al menos podrían juntarse en una gran hermandad”.

Por su parte, Ramón Lorenzo, que repite este año como presidente del Centro Gallego, informó que su institución “tiene un plan para ofrecer”, el que “fue iniciado con la colaboración del que fuera conselleiro de Emigración, Aurelio Miras Portugal, y que podrá gustar o no, pero que es un comienzo”.

Lorenzo explicó que “nuestra institución trabaja en el aspecto juvenil, porque sabemos que eso será el futuro”, aclarando que “tenemos una institución que se formó con el aporte de coruñeses, pontevedreses, orensanos y de toda Galicia, estamos todos juntos ahí”.

Concluyó mostrando que “hay un proyecto de abrir hacía afuera la institución gallega más antigua del mundo y buscar atractivos para atraer a aquellos que nunca se acercaron para que lo hagan sin perder la esencia”.

Al culminar la reunión, que duró más de dos horas y media, la presidenta de la Federación de Sociedades Gallegas del Uruguay informó al respecto que “fue una reunión muy amena, abierta, que no tuvo un discurso ni monólogo de parte del secretario xeral”, sino todo lo contrario y “nos permitió continuar construyendo una salida para todos juntos”.

Gil reflexionó sobre el encuentro en la Delegación de la Xunta convocado por la Federación, que el mismo “ha tenido la presencia de todas las instituciones por lo que se universalizó el debate inclusive con los clubes más pequeños que pudieron expresarse sin ninguna limitación”.

Recalcó que “mi misión como presidenta de la Federación es escuchar a todas las instituciones desde un lugar neutro”, agradeciendo “el trabajo de las directivas anteriores que permitió conseguir “la galleguidad”, pero ahora debemos buscar entre todos una salida que nos permita no solo subsistir sino también crecer entre los más de 40.000 gallegos que residen en Uruguay”.

Finalmente, Celestino Duarte, vicepresidente del Hogar Español, agradeció las ayudas que la Xunta de Galicia ha aportado desde siempre, pero en particular en estos veinte meses de pandemia.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.