Profundo malestar entre la ciudadanía en el exterior por la política de abandono del Gobierno central

Representantes de la colectividad advierten que los recortes ponen en serio peligro a las entidades, ya muy castigadas por la pandemia, que atienden las necesidades socio-sanitarias de los emigrantes de más edad y con menos posibilidades económicas / La decisión de redirigir partidas para atender a los inmigrantes ha causado desazón

María Teresa Michelón, José María Vila Alén y Bernardo Rey.

Diversos representantes de la colectividad española en el extranjero expresaron un profundo malestar por la política de abandono por parte del Gobierno central hacia los ciudadanos españoles que residen en el exterior y sus instituciones.

El 2020 ha sido un año muy difícil para toda la humanidad; la crisis económica y sanitaria que ha provocado la pandemia del Covid-19 ha puesto en tela de juicio las acciones que los gobiernos de todo el mundo han desarrollado para atender las necesidades de sus poblaciones.

Para algunos referentes de la emigración española en Argentina, las señales que ha dado en los últimos tiempos el Gobierno que preside Pedro Sánchez han sido lamentables por varios motivos. En primer lugar, por la no convocatoria, por segundo año consecutivo, del Pleno del Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior (CGCEE), organismo encargado de transmitir a la Administración española las necesidades e inquietudes de los españoles que residen fuera de España.

A ello se suma, por un lado, la convocatoria de elecciones de los Consejos de Residentes Españoles (CRE) el próximo mes de mayo, cuando en prácticamente todo el mundo se vive una nueva ola de contagios de coronavirus, lo que provocará una participación prácticamente nula por parte de la ciudadanía, y por el otro, la eliminación dentro de los presupuestos de diversos programas dirigidos a la ciudadanía española residente en el exterior, como el de las ayudas extraordinarias para retornados, la publicación de Carta de España y la ayuda a la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED, y los programas de centros, proyectos, jóvenes y comunicación, este último de vital importancia para que los españoles que residen fuera de España estén al tanto de las políticas que lleva adelante el Gobierno.

La indignación que todas estas medidas ha provocado en gran parte de los representantes de la colectividad se vio acrecentada ante la reciente noticia adelantada por España Exterior de que la Dirección General de Migraciones redirigió el año pasado casi 6 millones de euros para atender las necesidades de los inmigrantes que llegaron a Canarias y que estaban presupuestados para prestaciones, asistencia sanitaria y ayuda al colectivo español que reside en el exterior.

“Vergüenza ajena”

“Nosotros no nos oponemos a que se ayude, ni mucho menos, a quienes emigran hacia España porque sabemos lo que es emigrar, pero sí me ha causado vergüenza ajena enterarme que para hacerlo sacan fondos que son muy necesarios para los españoles que están fuera de España”, afirmó a este medio la presidenta del CRE de Buenos Aires, María Teresa Michelón.

Para Michelón, detrás de esta actitud del Gobierno español se esconde una maniobra “que busca el rédito electoral, para que luego esos mismos inmigrantes cuando puedan votar los voten a ellos, mientras que los españoles del exterior, desde la reforma de la Loreg, tenemos muchas dificultades para votar, y como vota menos gente, ya no les interesamos”.

En la misma tónica, afirmó que España “se está olvidando de todo lo que hicimos los emigrantes, de todo el dinero que enviamos para construir escuelas y ayudar económicamente a quienes se habían quedado en nuestro país y la estaban pasando mal”.

Respecto a la convocatoria de elecciones para la renovación de los CRE, Michelón hizo hincapié en el peligro que representa que los ciudadanos, en especial los de mayor edad, se trasladen hasta los consulados para votar cuando muchos “ni siquiera van al médico” por miedo a contagiarse. A su entender, esta decisión del Gobierno, que calificó de “vergonzosa”, lo que busca es “el fracaso de las elecciones, para que luego digan que la gente no tiene interés en los Consejos de Residentes Españoles y así eliminarlos, al igual que al Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior”.

La presidenta del CRE de Buenos Aires concluyó: “Lo que están haciendo es lamentable, porque se están olvidando de más de 2 millones de españoles que residimos en el exterior. Es penoso porque vemos que en otras naciones siempre tienen en cuenta a sus emigrantes, pero España nos está abandonando”.

Susana Carbia, integrante de la Comisión Permanente del CGCEE, opinó en la misma dirección que Michelón: “Lamentablemente, una vez más, tenemos que estar hablando de una estrategia que tiene el Gobierno central para desentenderse de los españoles que están en el exterior”.

Sobre los casi 6 millones de euros que se redirigieron, señaló que “en el peor momento para mucha gente por la crisis que ha provocado la pandemia, redestinar el presupuesto que le correspondía a emigración evidencia una vez más la falta de empatía del Gobierno con los españoles que residen fuera”.

Política de maltrato desde que llegó el ministro Escrivá

Según la representante por Argentina ante el CGCEE, esta política de maltrato a la emigración se profundizó notablemente desde que José Luis Escrivá asumió al frente del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones hace casi un año, “en el que prácticamente no se ha referido nunca a los españoles del exterior, lo que representa un total desprecio hacia los emigrantes”.

Carbia resaltó que esta situación está provocando que “cada vez más comienzan a escucharse voces que hasta ahora jamás se habían pronunciado, y en ese sentido creo que es hora de que todos nos unamos para manifestar la profunda tristeza que sentimos ante lo que estamos viviendo”, y ratificó que, a pesar de todo, los representantes de la emigración “no vamos a bajar los brazos y vamos a seguir luchando por los derechos de todos los españoles que están en el exterior”.

“Verdadero y lamentable desatino”

Otra voz que expresó su preocupación fue la del presidente del Centro Galicia de Buenos Aires, José María Vila Alén, quien afirmó que la reducción o eliminación de los programas dirigidos a la emigración “es un verdadero y lamentable desatino para nuestro colectivo, porque de un solo golpe no sólo se desatiende el presente, sino que también se está despreciando el futuro”

En la misma dirección, advirtió que las consecuencias de llevar adelante estas políticas “son imprevisibles, porque se pone en juego no sólo el futuro del CGCEE y de los CRE, que canalizan las necesidades de los ciudadanos en el exterior, sino también el de muchas instituciones de la colectividad fundadas por emigrantes, innumerables edificios que llevan en su frente la bandera de España cuál embajadas”.

“Las instituciones, canales participativos del colectivo español en las sociedades de radicación –continuó-, son la expresión genuina de la presencia de España en gran cantidad de países, garantía de pervivencia en esas naciones y favorecedores de vínculos, intercambio e integración con España, por lo que poner en peligro su futuro es un auténtico atentado a la presencia de nuestro país en el exterior a partir de las raíces plantadas por sus emigrantes”.

Vila Alén subrayó que de no haber un cambio de dirección se emprenderá “un camino regresivo, cuando lo aconsejable y necesario es precisamente lo contrario, ir hacia el fortalecimiento de las instituciones y una mayor protección a los ciudadanos, sobre todo a los más vulnerables”, y expresó que el sentimiento que domina hoy a la emigración es de “desilusión y desesperanza, de impotencia e indignación ante semejante manifestación de injusticia e incomprensión”.

Por su parte, Bernardo Rey, presidente del Hogar Gallego para Ancianos de Domselaar e integrante del CRE de Buenos Aires, señaló: “Nosotros, como emigrantes, entendemos la situación de los inmigrantes que están llegando a España y no nos parece mal que los ayuden, pero no estamos de acuerdo que para cubrir una necesidad recorten dinero de nuestro colectivo, que también está necesitado. Lo justo sería que atendieran tanto a los inmigrantes como a los emigrantes sin olvidarse que la buena administración empieza por casa y que primero están los compatriotas españoles, en especial los que viven en Latinoamérica, que necesitan más que nunca de la ayuda de nuestro Gobierno”.

Gustavo de Torres, Juan Manuel Navarro y Alberto Pravia.

“Quitar lo poco que veníamos recibiendo perjudica a todos”

El presidente de la Federación de Asociaciones Andaluzas de la República Argentina, y vocal por Argentina en el Consejo de Comunidades Andaluzas, Gustavo de Torres, señaló desde Rosario que “creo que haber recortado o en algunos casos eliminado beneficios que teníamos los españoles en el exterior, y en este punto quiero recordar que somos españoles con el mismo derecho del español que habita en la Península, entonces, disminuir nuestras posibilidades de trabajo –de trabajo solidario también– nos lleva a un inmenso problema, más cuando estamos hablando de presupuestos que no estaban en un nivel sumamente elevado como para poder decir ‘con esto no perjudicamos’, realmente quitar lo poco que veníamos recibiendo o disminuirlo en algunos casos perjudica notablemente a todos. Pienso que es una decisión desacertada del Gobierno central sin lugar a dudas”.

También señaló que “tenemos que reconocer que un año tan complicado ha generado inconvenientes no previstos y es difícil atender a todas las situaciones que se están planteando”.

Por su parte, Juan Manuel Navarro, presidente de la Sociedad Española de Deán Funes, opinó que “sería atinado definir acciones políticas que tiendan a asistir a los migrantes que continúen llegando a territorio español con sus respectivos presupuestos para evitar tener que incurrir en acciones que luego generan malestar en quienes nos vemos perjudicados por las decisiones tomadas”.

Por su parte Alberto Pravia, titular de la Casa de España en Santiago del Estero, quien también cumple la función de vicecónsul de España en esa provincia destacó que “ésta es una decisión equívoca, no adecuada, que tiene un sesgo de olvido. España ha sido un ejemplo de lo que se llama la memoria histórica y me parece que quitar o disminuir estos fondos es ir a contramano de esa memoria histórica que España siempre se enorgulleció de poseer y preservar”.

Destacó también que “es un duro golpe achicarles la cuantía de aportes extraordinarios que muchas veces iban dirigidos a gente que quería retornar a su lugar de origen y no podían. Además, sabemos que muchas de las asociaciones que están desparramadas por todo el territorio nacional están sufriendo los avatares de una situación difícil de Argentina. La pandemia agudizó esos problemas y a su vez estas entidades van perdiendo masa societaria porque los viejos españoles van falleciendo y muchas veces quienes somos sus descendientes no nos ocupamos de continuar la tarea emprendida por ellos. Por eso, gran parte de estas sociedades necesitan de la ayuda, aunque sea mínima, del Estado español”.

Desde la Dirección General de Migraciones destacan que el traspaso de los casi 6 millones de euros hacia la atención de la inmgración “en ningún caso viene motivado por una desatención del colectivo emigrante”. Y resaltan que tanto las dificultades del Covid-19 como el incremento de la cuantía de las prestaciones por razón de necesidad han provocado este desajuste presupuestario.

“Nos sentimos agredidos”, afirma el presidente del Consejo de Residentes Españoles de Uruguay

El presidente del CRE y de la Federación de Instituciones Españolas del Uruguay, Jorge Torres Cantalapiedra, afirmó que “es una vergüenza, un desastre que no se haya tenido en cuenta, no en el cumplimiento, sino que fueron a mínimos” las ayudas para la diáspora española de la Dirección General de Migraciones del Gobierno central.

Lo cierto es que un 10% del presupuesto aprobado para las ayudas a la diáspora española, se terminó “desviando a una atención prioritaria hacía las migraciones, dejando de esta manera descubierta o tratando de colaborar a mínimo con las ayudas que tenían presupuestadas para el año 2020. Realmente nos sentimos agredidos como presidente del Consejo de Residentes Españoles del Uruguay”.

Al respecto explicó que “en todos los casos fueron ejecutados los presupuestos a menos, ayudas que son permanentes fueron cubiertas a mínimos, desviando un dinero muy importante hacia los migrantes, que realmente entendemos la ayuda humanitaria que se les debe dar, pero lo que no puede suceder es que a costa de la emigración se atienda en primera línea a la migración”, informó Manuel L. Faraldo.

Justificó que “el Gobierno debe proponer unos presupuestos adecuados y siempre a más para estos dos colectivos, que son muy importantes en ambos casos. En el caso de la emigración es más importante para nosotros porque estamos hablando de españoles cuyas edades oscilan entre los 75 y 90 años, y son generaciones que no tienen cómo obtener otro tipo de ayudas”.

Torres reflexionó acerca de la situación del colectivo español en Uruguay, “que hablamos de un núcleo de más de 120 personas que por estar en el Hogar Español son privilegiados por estar en una institución insignia de la colectividad con una atención especial, pero sin embargo hay miles de emigrantes que en una situación de pandemia están pasando penurias porque no son atendidos”.

El presidente del CRE y de la Federación de Instituciones Españolas de Uruguay, afirmó que “se está resintiendo todo nuestro colectivo español, los que en su mayoría son gente grande” que encontraban en las instituciones ese cobijo sicológico además de físico y de trámites que por estar cerradas las mismas ya no lo están recibiendo.

Aclaró que “la FIEU está realizando un esfuerzo constante para mantener el contacto, pero lo que nos dicen todas las instituciones en especial las del interior, es que no tienen dinero básicamente para subsistir porque se vive de la cuota social y pequeñas ayudas que brinda el Estado español que son para obras y no para sustento, y si bien también hay una ayuda específica para gastos anuales aunque dudo que si bien ha habido un esfuerzo de la Consejería de Trabajo para acercarse a las instituciones del interior y conocer sus realidades, con estos presupuestos que teníamos para el 2020 y los que no se han convocado para el 2021, va a ser muy dura la situación de cada una de estas instituciones que deberán cerrar sus puertas y muchas dejarán de existir” confesó.

“La compleja situación no puede afectar a la emigración que tanto necesita estas ayudas”

La presidenta del Consejo de Residentes Españoles (CRE) de Cuba, María Antonia Rabanillo, destacó que las Ayudas asistenciales extraordinarias para residentes en el exterior, el conocido como Programa 2, “debería mantener un ritmo ascendente en su ejecución” y añade que debería ser “más flexible en las condiciones de otorgamiento y de justificación del mismo”. Destaca que “afectarlo en su cuantía implica desatender a un grupo importante de españoles que requieren el apoyo de su Gobierno”.

Respecto al programa de Mayores y Dependientes, afirma que es “de vital importancia” y explica que “en el caso de Cuba, hay que aclarar que en el año 2020 las subvenciones aprobadas fueron afectadas por la situación de ofertas en el país”.

Respecto a los demás programas como los de Centros, Jóvenes o Comunicación, la presidenta del CRE de Cuba afirma que su no ejecución “afecta al fortalecimiento de las funciones que realizan los centros que atienden a la población española, tanto los asilos, centros de días, asociaciones y personas individuales”.

“Comprendemos la compleja situación financiera por la que transita España, pero esto no puede ser premisa para afectar a la emigración que tanto requiere y necesita estas ayudas”, añade la representante de la ciudadanía española en Cuba.

2 comentarios en “Profundo malestar entre la ciudadanía en el exterior por la política de abandono del Gobierno central

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *