Pedro Sánchez anuncia impuestos a los bancos y a las empresas energéticas y abono de tren gratis

En el primer Debate sobre el Estado de la Nación que se celebra en siete años

Intervención de Sánchez en el debate con Feijóo al fondo (en segunda fila).

El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, anunció el pasado 12 de julio un impuesto a las grandes empresas eléctricas, gasistas y petroleras. De carácter excepcional y temporal, gravará los beneficios extraordinarios obtenidos en 2022 y 2023. Se estima una recaudación anual de 2.000 millones de euros al año. Y también un impuesto a las entidades bancarias de carácter excepcional y temporal. Tendrá una duración de dos años, sobre los ejercicios 2022-2023, y se estima que recaudará en torno a 1.500 millones de euros al año.

Además, Sánchez avanzó una bonificación al 100% de todos los abonos de varios viajes para los trenes de servicio público de Cercanías, Rodalies y media distancia operados por Renfe del 1 de septiembre al 31 de diciembre y la creación de una beca complementaria de 100 euros mensuales para todos los estudiantes mayores de 16 años que ya disfrutan de una beca, de septiembre a diciembre.

Esto fueron los principales anuncios que realizó en el Congreso de los Diputados el presidente del Gobierno en el Debate sobre el Estado de la Nación, el primero que se celebra desde febrero de 2015 y que acogió la Cámara baja entre los días 12 y 14 de julio. El jefe del Ejecutivo destacó que era “plenamente consciente” de las dificultades cotidianas que la mayoría de los ciudadanos sufre por culpa de la escalada de los precios -ya que el IPC subió más de un 10% el pasado mes de junio-, una consecuencia, según dijo, del encadenamiento de la pandemia y la guerra en Ucrania que ha encarecido, sobre todo, la energía y los alimentos básicos, negando cualquier responsabilidad suya y del Gobierno.

Los partidos de la oposición coincidieron en criticar este hecho. La portavoz del PP, Cuca Gamarra, acusó a Sánchez de dejar un país peor y más pobre y asegurando que España es más desigual. En presencia del líder de la formación, Alberto Núñez Feijóo, que asistió al pleno pero no pudo interventir por no ser diputado, Gamarra denunció los esfuerzos que se piden a los ciudadanos desde el “Gobierno más caro de la historia”, que no aplica ningún recorte de gasto mientras alcanza cifras récord de ingresos por la recaudación de impuestos, sin aliviar la carga a las clases medias y bajas.

El presidente del Gobierno despreció la oferta de pactos del PP llamando a sus propuestas “tesis de curandero”.

Tanto Vox como Ciudadanos se sumaron a las críticas por la gestión del Ejecutivo, al que el líder de los primeros, Santiago Abascal, llamó extremista y prometió derogar sus leyes. Unidas Podemos, los socios de coalición de gobierno, celebraron el cambio de rumbo de Sánchez y el PSOE a posturas más de izquierdas y sólo criticaron el incremento del gasto militar debido a los acuerdos con la ONU y Estados Unidos y el apoyo a Ucrania ante la invasión de Rusia. Igual que los partidos nacionalistas e independentistas que respaldan al Ejecutivo y que reclamaron más atención a sus territorios y defendieron la independencia de Cataluña, País Vasco y Galicia.

Sin embargo, los socios de legislatura de PSOE y Podemos sacaron adelante las propuestas del Gobierno. Sobre todo EH Bildu, los herederos de la izquierda abertzale que apoyaba a la banda terrorista ETA, que aprobó todo al PSOE: la Ley de Memoria Democrática, la reforma del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y el segundo paquete de medidas anticrisis. Todo esto estaba pendiente del visto bueno de la Cámara y se tramitó en el denominado pleno escoba que acabó el día 14.

Recuerdo a Miguel Ángel Blanco

Precisamente, que el PSOE se sirviera de Bildu para sacar adelante estas medidas, especialmente la Ley de Memoria, fue objeto de duras críticas por parte de PP, Vox y Ciudadanos que calificaron los acuerdos de repugnantes. Y más, en la semana en la que se cumplían 25 años del secuestro de Ortega Lara y del asesinato de Miguel Ángel Blanco por parte de ETA. Hubo actos de homenaje y el institucional, el Rey reclamó mantener la unidad que generó el asesinato de Blanco y que condujo al fin de ETA. Por su parte, el presidente del Gobierno aseguró que “España y Euskadi son dos países libres y en paz”, mientras que la hermana del fallecido, Marimar, denunció la estrategia de blanqueo de Bildu.

El PP se abstuvo en el segundo paquete de medidas anticrisis porque Sánchez “rectificó” con la bajada del IVA a la luz y las ayudas a los más vulnerables y rechazó los tributos a la banca y las energéticas pero avalaron elevar el gasto militar al 2% del PIB.

Por último, cabe señalar que la Bolsa cayó en picado durante el discurso del presidente del Gobierno y llegó a perder 8.900 millones de euros, aunque el Ibex cerró finalmente con 3.500 millones menos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *