Zapatero promete 500 millones para ayuda alimentaria a África en la cumbre del G-8

Además de los mil millones de euros en cinco años que garantizó en enero

Zapatero saluda al presidente estadounidense, Barack Obama, momentos antes de la foto de familia de la cumbre del G-8. (Foto: EFE)

Rodríguez Zapatero, al término de la reunión del G-8 sobre Seguridad Alimentaria, en cuya inauguración participó -gesto que agradeció al primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, y al resto de los países-, explicó que son prioritarias la ayuda al desarrollo, la lucha contra el hambre y el desarrollo de la agricultura.

El presidente español evidenció la necesidad de hacer frente al reto que supone el que mil millones de personas en el mundo pasen hambre, cifra que puede elevarse hasta llegar a 100 millones más, como consecuencia de la anterior crisis de materias primas y la actual económica y financiera, lo que calificó de “inaceptable”.

El compromiso de España, añadió, es fuerte, por lo que ya comprometió en enero 1.000 millones de euros de aquí a 2014. Una cifra muy importante de los recursos nacionales, que ahora va a incrementar con 500 millones de euros, dedicados a la nutrición infantil, anunció.

Los países más desarrollados comprometieron en esta reunión hasta 20.000 millones de dólares destinados a luchar contra la miseria, especificó el presidente, que apostilló que ahora lo que hace falta es que “se cumplan estos compromisos”.

Añadió que la ayuda al desarrollo será una de las prioridades de la presidencia española de la UE, en el primer semestre de 2010. Buscará elevar los compromisos de los Veintisiete en esta materia y coordinar las acciones adoptadas.

La coordinación entre todas las agencias de las Naciones Unidas y entre los países donantes y receptores de la ayuda es fundamental para que la gestión de las ayudas sea más eficaz y transparente, subrayó.

Reuniones bilaterales
Zapatero aprovechó sus dos jornadas en la cumbre del G-8 para reunirse con el presidente de la Federación Rusa, Dimitri Medvédev, y con el primer ministro de los Países Bajos, Peter Balkende.

Con ambos abordó las relaciones bilaterales. Con Medvédev, preparó un encuentro que tendrá lugar en septiembre en Rusia y con Balkende trató los principales objetivos de la presidencia española de la UE.

Formato de las cumbres
Preguntado por el debate sobre si debe ampliarse el formato de estas cumbres y si España entraría en ellas, el presidente señaló que hasta ahora, a su juicio, de los formatos G-8, G-14 y G-20, el que dio una respuesta “más acertada” fue el G-20.

En tanto no se decida un “modelo más acabado”, la actitud de España “es estar en todos los sitios que podamos y donde se toman decisiones”, dijo.