Zapatero presenta una reforma del modelo productivo que no convence a la oposición

El presidente propone en el Debate sobre el estado de la nación medidas que afectan a sectores clave como la vivienda y el automóvil

Entre las medidas anunciadas destacan ayudas directas para la compra de vehículos y la polémica supresión de las deducciones fiscales a partir de 2011 para rentas superiores a 24.000 euros.
La economía centró este año el Debate sobre el estado de la nación por parte de los intervinientes, empezando por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quien se presentó en el Congreso de los Diputados el 12 de mayo con un ambicioso plan dirigido a reformar el mercado productivo plasmado en 11 nuevas medidas anti crisis que, sin embargo, no convenció a los grupos de la oposición, pese a que Zapatero expresó su “voluntad de contar con el mayor respaldo posible en la Cámara”.
La prioridad del Gobierno, insistió Zapatero, es frenar la pérdida de empleo y preparar la recuperación con un nuevo modelo de crecimiento. “Aspiramos a renovar un modelo económico que ha de ser sostenible desde el punto de vista económico, social y medioambiental”, explicó.
Para ello, anunció medidas como la reducción en cinco puntos el Impuesto de Sociedades durante tres ejercicio para las pymes con menos de 25 trabajadores cuyo volumen de ventas sea inferior a cinco millones de euros y que a 31 de diciembre de 2009 mantengan o mejoren su plantilla de 2008.
Se recortará el gasto público este año en 1.000 millones de euros que se sumarán a los 1.500 millones acordados el pasado febrero. Esta medida fue aprobada dos días después en el Consejo de Ministros.
Especial atención dedicó el presidente al sector inmobiliario, anunciando la supresión de la deducción por vivienda en el IRPF a partir de 2011 para las rentas superiores a 24.000 euros anuales con objeto de animar a este amplio sector de la población a comprar antes de esa fecha una vivienda y “el mercado se podrá reactivar durante los próximos meses para liberar el parque inmobiliario de pisos vacíos”. También se mejorarán los beneficios fiscales para fomentar el alquiler, equiparándolos a la compra.
Ante las numerosas críticas que suscitó esta medida, el portavoz socialista, José Antonio Alonso, se mostró dispuesto a negociar el tope de las deducciones a establecer por la compra de vivienda, para que la medida sea aprobada en la votación de las propuestas de resolución presentadas por los Grupos al término del debate, y que se celebrará el martes 19.
Respecto al sector del automóvil, “el tercero mayor de Europa y que dedica a la exportación más del 80% de su producto”, avanzó ayudas directas de 2.000 euros para la compra de un vehículo, aunque el Gobierno sólo pondrá 500 euros. El resto lo aportarían las Comunidades, otros 500 euros, y los fabricantes, 1.000 euros. Esta medida fue concretada posteriormente por el ministro de Industria, Miguel Sebastián, en una reunión con las Comunidades Autónomas.
En educación anunció la puesta en marcha el próximo curso del proyecto Escuela 2.0. “Las aulas dispondrán de pizarras digitales, conexión inalámbrica a Internet y cada alumno tendrá su propio ordenador personal portátil, con el que podrá continuar trabajando, haciendo sus deberes, en casa. Y los profesores recibirán formación adicional necesaria”, aseguró. Esta iniciativa “que desarrollamos en colaboración y con la cofinanciación de las Comunidades Autónomas”, comenzará a aplicarse en septiembre, de modo que en el curso 2009/2010 los más de 420.000 alumnos de 5º de Primaria de los colegios públicos y concertados recibirán un ordenador personal.
Creación de un Fondo de Financiación para la Economía Sostenible dotado con 20.000 millones de euros; nuevo Fondo de Inversión Local con 5.000 millones para obras medioambientales, tecnológicas y sociales; matrículas gratis para licenciados en paro; subvención para la renovación de autobuses no contaminantes y de bajo consumo; y exención fiscal de la tributación del cheque-transporte, fueron otras medidas anunciadas por Zapatero.


Rajoy cree que se quiere dar la
puntilla a la clase media

A la oposición no le gustaron las medidas de Zapatero y Mariano Rajoy las calificó de “fragmentarias”, recordando que “hay más de cuatro millones de personas paradas. Este es el estado de la nación”. Sobre los errores admitidos por Zapatero respecto a las previsiones económicas, Rajoy le reprochó haber ocultado la verdad sobre la crisis por “un mezquino cálculo electoral”. Especialmente beligerante se mostró el líder conservador con las propuestas en vivienda acusando al presidente de darle “la puntilla a la clase media”. El PP, anunció Rajoy, se opondrá a la supresión de las deducciones por vivienda en el IRPF. A la falta se sintonía política se sumaron duros reproches mutuos. Si Zapatero acusó a los populares de “jalear” los datos negativos, Rajoy tachó a los socialistas de no saber leer. El debate con el resto de los portavoces de la oposición mejoró en las formas pero no en el fondo y Zapatero no encontró ningún apoyo a sus 11 medidas.