Xosé Antonio Vilaboa, presidente de la Federación Guipuzcoana de Casas Regionales, galardonado con la Medalla Castelao 2016

Junto con Cántigas da Terra, Alfredo Conde, Xerardo Estévez y María Teresa Miras Portugal

Xosé Antonio Vilaboa con Antonio Rodríguez Miranda, secretario xeral da Emigración.

El coro Cántigas da Terra, el escritor y político Alfredo Conde Cid, el arquitecto, urbanista y ex alcalde de Santiago Xerardo Estévez Fernández, la bioquímica y neurocientífica María Teresa Miras Portugal, y el presidente de la Federación Guipuzcoana de Casas Regionales, Xosé Antonio Vilaboa Barreiro, son los galardonados este año con la Medalla Castelao 2016. El Consello de la Xunta aprobó el decreto por lo que se concede esta distinción a aquellos gallegos cuya obra, en cualquier faceta de la actividad humana, se considera merecedora del reconocimiento de toda Galicia.

El presidente, Alberto Núñez Feijóo, trasladó su felicitación a las personas y entidades reconocidas, que calificó como “hombres y mujeres que son un ejemplo vivo para las nuevas generaciones de gallegos”. Estas distinciones serán entregadas, como cada año, el próximo 28 de junio.

Xosé Antonio Vilaboa Barreiro es uno de los mejores embajadores del Camino de Santiago y de la cultura gallega en el exterior. Preside la Federación Guipuzkoana de Casas Regionales y la Enxebre e Pelegrina Confraría da Queimada en el País Vasco. Es presidente de honor de la Hermandad de Centros Gallegos en Euskadi, como también lo fue de la Casa de Galicia de Guipúzkoa. Igualmente, es socio de varias agrupaciones gallegas en el País Vasco.

Trabajó como ingeniero de caminos, algo que fue compaginando con sus facetas como escritor, dibujante, conferenciante y escultor. De este modo, por ejemplo, colaboró con Eduardo Chillida en la elaboración del famosísimo Peine de los Vientos.

Por su parte, el coro Cántigas da Terra se fundó en 1916, por lo que este año hace un siglo de existencia. Actuó por primera vez en el Teatro Rosalía de Castro de A Coruña. A lo largo de su siglo de vida, lleva recogiendo, archivando y divulgando todas las manifestaciones folclóricas gallegas. En las actividades que realizaba en sus primeros años destacan las Exposiciones Regionales de Arte Gallego, que reunían en el Pazo Municipal de María Pita de A Coruña las mejores obras pictóricas.

Folclore por España

En 1934, Cántigas da Terra organizó una gira por diversas provincias y llevó el folclore gallego por los teatros más importantes de toda España. En el año 1954 el Coro acudió a la Bretaña francesa en representación de Galicia. De ahí en adelante, el Coro sigue interviniendo de manera periódica en el Festival Intercéltico de Lorient.

Dentro de este mismo objetivo de llevar nuestra cultura por el mundo, en 1980 visitó los Centros Gallegos de varias ciudades de Suiza, Alemania y Francia. Sus actuaciones no se limitaron a Europa: Cántigas da Terra también llegó hasta Buenos Aires y Recife, en Brasil. Haber mostrado por el mundo entero la riqueza de nuestro patrimonio histórico, artístico y cultural le vale a este coro esta merecida distinción.

Por otro lado, Alfredo Conde ha sido prácticamente de todo: marino, político, profesor, dibujante, librero, empleado de banca… Él suele decir que fue todas estas cosas para poder ser lo que quería desde niño: escritor. Fue elegido diputado en el primer Parlamento de Galicia, dentro de las filas del PSdeG-PSOE. Lo fue durante 12 años, hasta 1993. Dentro de su andadura política, también fue conselleiro de Cultura con Fernando González Laxe; vicepresidente de la Asociación de Escritores en Lingua Galega y el primer presidente del PEN Club de Galicia.

Escribió libros en gallego y en castellano y por ellos obtuvo galardones como el premio Nacional de Narrativa y el premio Nadal, entre otros.

También Xerardo Estévez se sentó en la bancada socialista del primer Parlamento de Galicia, aunque es más conocido por haber sido alcalde de Santiago desde el año 1983 hasta el 1998, con un breve paréntesis entre los años 1986 y 1987. En su doble condición de alcalde y arquitecto, promovió la conservación y la transformación de Santiago.

Y, por último, María Teresa Miras Portugal lleva más de 40 años dedicándose a la investigación, especialmente en el campo de la neurociencia, donde se especializó en el estudio de los receptores de nucleóticos y en su repercusión en dolencias neurodegenerativas. Ha publicado más de 250 artículos en revistas especializadas y es hermana del director general de Migraciones y exconselleiro de Emigración de la Xunta, Aurelio Miras Portugal.

Entre sus reconocimientos se encuentran un doctorado Honoris Causa por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid; la medalla Alberto Sols de investigación en Bioquímica, el premio María Wonenburger de Investigación Científica y el de Investigación Científica de la Comunidad de Madrid.