Veintiséis mujeres, asesinadas por sus parejas hasta junio, 6 menos que en 2008

Igualdad destaca que las víctimas minimizan la situación del riesgo

Miguel Lorente presentó el análisis del primer semestre de este año.

Lorente presentó el análisis y evolución del Ministerio de Igualdad del primer semestre de 2009 sobre denuncias, homicidios, llamadas al 016 y percepción social de la violencia de género, recordando que, en los seis primeros meses de 2009, 26 mujeres murieron a mano de sus parejas o ex parejas, una cifra inferior a las 32 víctimas registradas en el mismo periodo del año anterior. De las 26 fallecidas, 10 habían interpuesto denuncia.
Se produjo un incremento de las órdenes de protección, lo que significa, a juicio de Lorente, una percepción del riesgo inicial más alta. Sin embargo, mientras que en los primeros seis meses de 2008 no se produjo ninguna renuncia a las medidas de protección, en el mismo periodo de 2009, el 11,5% renunciaron estas medidas, de lo que se deduce que la percepción del riesgo en fases más avanzadas baja, como consecuencia de la minimización del riesgo que parte del entorno más cercano de la víctima. Los últimos datos sobre denuncias por violencia sexista reflejan una tendencia similar a la registrada trimestre a trimestre desde comienzos de 2007.
Así, en los tres primeros meses del ejercicio se presentaron 33.656 denuncias, que sitúa la media diaria en 374.
De las denuncias recibidas en este periodo, el 55% corresponden a mujeres españolas y el 45 restante a extranjeras, mostrando un significativo aumento. En cuanto al número de llamadas al teléfono gratuito de atención a las víctimas 016, en ese periodo, se recibieron 33.673

Percepción social del maltrato

De la encuesta online realizada por la Delegación del Gobierno sobre la percepción de la población sobre la violencia machista se extrae la distinta posición entre mujeres y hombres, muy significativa en cuestiones como los elementos justificativos de la violencia. Ellas se muestran más preocupadas, expresan mayor rechazo y la justifican sobre problemas psicológicos en los agresores. Los hombres apelan a elementos marcados por las referencias sociales, consideran que es inevitable, culpan a la mujer por no denunciar y piensan que ser agresivo los hace más atractivos.