Una multitudinaria manifestación exige al Gobierno que no negocie con ETA

El PSOE critica que fue una marcha contra el Ejecutivo y acusa al PP de apropiarse de símbolos nacionales

El PSOE criticó que en la marcha fuese en contra del Ejecutivo y no del terrorismo, a su juicio, y acusó al PP de apropiarse de los símbolos nacionales, porque al fin de la movilización se oyó el himno español.
La manifestación, bajo el lema &#145Por la libertad. Derrotemos juntos a ETA. No a la negociación&#146, congregó en Madrid a decenas de miles de personas, 181.000, según la Delegación del Gobierno, y un millón y medio, según la Comunidad de Madrid, en una marcha que recorrió parte de la principal arteria de la capital y a la que acompañaron, aunque en menor dimensión, diversas convocatorias en Barcelona, Coruña, Pontevedra, Vigo, Las Palmas de Gran Canaria e Ibiza. Al término de la marcha, ante la Puerta de Alcalá, el presidente del Foro de Ermua, Mikel Buesa, y el presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, Francisco José Alcaraz, leyeron sendos comunicados centrados en la crítica a la política antiterrorista del Gobierno, al que replicaron: “A ETA se la vence, no se la convence”.
La manifestación arrancó en la madrileña Plaza Colón, desde donde se lanzaron al aire 25.000 globos con los colores de la bandera española y se cerró en la Puerta de Alcalá, donde el himno español puso punto final a los discursos de los representantes de las asociaciones de víctimas. Banderas nacionales y autonómicas, pancartas con lemas como &#145Porque odias a las víctimas ZP&#146 o &#145Negociación en mi nombre No&#146 se agolpaban tras la cabecera de la manifestación. Entre la multitud se encontraba la plana mayor del PP, encabezada por su líder, Mariano Rajoy, y el ex presidente del Gobierno José María Aznar.
Les acompañaban representantes de Ciutadans per Catalunya y más de 140 organizaciones civiles, sindicales y políticas, entre ellas la Asociación de Víctimas del Terrorismo, los sindicatos policiales SUP y CEP o el Foro de Ermua, asociación convocante de la manifestación. A la manifestación, en la que también se recordó a los ecuatorianos asesinados por ETA Carlos Alonso Palate y Diego Armando Estacio, acudieron representantes de la recientemente creada Federación de Ecuatorianos de Madrid.
Tras la movilización, la dirección nacional del PSOE aseguró que la marcha convocada por el Foro Ermua en Madrid en contra de la negociación con ETA no buscaba la unidad de los demócratas frente al terrorismo, sino “atacar al Gobierno”. Señaló que los lemas de muchas pancartas y algunas de las consignas coreadas durante el acto “confirman que se ha tratado de una nueva manifestación contra el Gobierno y no contra la banda terrorista ETA” de la que se aprovechó el PP. Además, el portavoz del PSOE en el Congreso de los Diputados, Diego López Garrido, acusó al PP de “apropiarse” del himno nacional en el final de la manifestación, algo que supone, a su juicio, un “insólito gesto de utilización sectaria y partidista” de un símbolo que es “de todos los españoles”.


El obispo Blázquez pide a la banda terrorista que desaparezca

El obispo de Bilbao y presidente de la Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez, pidió a los representantes políticos que la búsqueda de la paz sea “un objetivo fundamental” y exigió a ETA su desaparición “sin dilaciones, ni contrapartidas”. Blázquez realizó estas reflexiones en el transcurso de la concentración convocada en Bilbao por la Diócesis de Bilbao bajo el lema &#145Muévete por la Paz&#146, a la que se sumaron centenares de personas, además de representantes del PSE-EE, como Patxi López, del PNV, como Josune Ariztondo, el miembro de la Presidencia de EB, Mikel Arana, y el senador de EA, José Ramón Urrutia.
En la lectura de su mensaje, el obispo, quien señaló que el atentado de ETA fue un “duro golpe a la esperanza”, afirmó que el paso “primero y primordial” en el camino de la paz es la eliminación de la violencia terrorista. Además, en su llamamiento a los responsables políticos, destacó la necesidad de “la unidad en los principios morales y la convergencia en los procedimientos”.