Una marcha multitudinaria reclama que Navarra no sea moneda de cambio con ETA

La vicepresidenta De la Vega dijo que la marcha fue contra “un fantasma que no existe”.
Los asistentes a la manifestación expresaron su apoyo al Amejoramiento del Fuero y rechazaron una posible negociación entre la banda terrorista ETA y el Gobierno central sobre el futuro de Navarra. La marcha partió de la Plaza de Azuelo, hasta donde se desplazaron miles de personas portando banderas de Navarra y de España y que se fueron colocando tras la pancarta que encabezó la manifestación, portada por el presidente del Gobierno, Miguel Sanz, y todo su gabinete, en la que se pudo leer &#145Fuero y libertad. Navarra no es negociable&#146. Les precedió una gran bandera de Navarra que portaron una decena de ciudadanos anónimos. En la tercera fila marcharon el presidente del PP, Mariano Rajoy, acompañado de los dirigentes de su cúpula, entre ellos, el secretario general del PP, Ángel Acebes; el portavoz en el Congreso, Eduardo Zaplana; y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre.
La manifestación coincidió en el tiempo con otra convocada en Pamplona por el sindicato LAB por la autodeterminación, aunque no hubo incidentes. El jefe del Ejecutivo navarro, Miguel Sanz, se mostró “muy contento por la afluencia masiva de ciudadanos” y declaró que “cuando las cuestiones llegan al corazón la gente acaba movilizándose”. Sobre las palabras pronunciadas por la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, en el sentido de “Navarra no es negociable”, Sanz sostuvo que “son buenas palabras, pero inoportunas y fuera de lugar, porque no son nada clarificadoras”.
La marcha discurrió sin incidentes y, como estaba previsto, finalizó frente al Monumento a los Fueros, donde Miguel Sanz leyó un manifiesto. Exigió al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que diga que “el Partido Socialista de Navarra no pactará con partidos nacionalistas soberanistas que no respetan el régimen institucional de Navarra y cuyo objetivo es que Navarra se integre en la Comunidad Autónoma Vasca como la cuarta provincia”. El día anterior a la manifestación, los 50 representantes elegidos del PSN-PSOE al Parlamento de Navarra, encabezados por su candidato a la Presidencia, Fernando Puras, se comprometieron de forma solemne “a no proponer y votar no a cualquier propuesta de incorporación total o parcial, institucional o funcional de Navarra en la Comunidad Autónoma vasca o en cualquier ente político de parecida naturaleza que pueda plantearse”. Zapatero dijo que mientras en España crece la economía, el empleo, los derechos sociales o la igualdad, “más crecen, lamentablemente, los insultos y mentiras del PP” y que “no cuela” que tape los éxitos del Ejecutivo con falsedades.