Un Barcelona insuperable logra su cuarta Liga de Campeones tras apabullar al Manchester United

Con goles de Messi, Pedro y Villa, los de Guardiola dieron un lección al mundo con su fútbol majestuoso

Los jugadores del Barcelona con la copa de campeones de la Champions.

Londres 1992, París 2006, Roma 2009, Londres 2011. La cuarta Copa de Europa llega en el mismo escenario que la primera. De eso no hace tanto, sólo diecinueve años, en ese tiempo el Barça ha conquistado un póquer de títulos mayores y se ha convertido en la referencia del fútbol continental.
Pedro, Messi y Villa firmaron el triunfo azulgrana con un festival de gran juego, una exhibición fantástica que dejó al Manchester United muy lejos del nivel del Barelona. No hubo color. Pedro adelantó al Barça a los 27 minutos. Wayne Rooney acortó la ventaja en el 34 tras un claro fuera de juego anterior de Ryan Giggs. Y con el 1-1 se llegó al descanso.
El partido fue el resumen de la determinación del fútbol del Barça. Iluminados por la clarividencia de Leo Messi, que parece un jugador de otro planeta, la calidad de su pareja de creadores (Xavi-Iniesta) y la definición del dúo Villa-Pedro, que marcaron un gol cada uno, la victoria de los de Pep Guardiola fue incontestable.
Apenas duró el disgusto
El Barça se tomó el empate como un accidente y se reencontró con su fútbol, sin una duda. Messi, siempre presente en la creación del equipo entre líneas, tuvo el 2-1 en una jugada en la que superó a Carrick, combinó con Villa, pero no pudo empujar el balón a la red a un metro de la meta del United. Fue la última ocasión de una intensa primera mitad.
El éxito de los azulgranas pasaba por la velocidad de ejecución de su fútbol, pero sobre todo por la capacidad para desbordar del ‘extraterrestre’ Messi. Con determinación, el Barcelona salió en la segunda mitad a resolver el partido. Las dudas fueron todas para el United, que se vio incapaz de frenar la avalancha que se le vino encima.
Alves, en una jugada de desmarque por su banda, puso a prueba a Van der Sar, el meta holandés de 40 años que jugó su último partido y se convirtió en el mejor de su equipo en el segundo tiempo.
Y el partido duró lo que le pareció a Messi. El argentino, en el minuto 54, recogió un balón cerca del área, la defensa del United pensó en un pase pero ‘la pulga’ sorprendió a todos, también a Van der Sar, y marcó el 2-1.
Remató Messi, una vez (m.63), otra de tacón (m.65), tiros lejanos de Xavi (m.66) y de Iniesta (m.67), hasta que llegó lo inevitable. Una acción de Messi y un magistral remate con rosca de David Villa, el jugador que estaba gafado cara al gol y que prácticamente sentenció el partido en el minuto 69 (3-1).
Los últimos 21 minutos fueron un quiero y no puedo del United. Sin tanta voracidad, el Barça pareció contenerse, el equipo inglés se lanzó hacia adelante, pero sin determinación.
Estalló la grada oeste de Wembley por la victoria. El Barcelona ya esta al mismo nivel que míticos equipos europeos. Con cuatro títulos, tiene los mismos que Bayern de Munich y Ajax de Amsterdam, pero los azulgranas no parecen tener suficiente. Londres, París, Roma, Londres, el Barça cierra el círculo.
Celebración
El domingo 29 de mayo alrededor de 850.000 personas celebraron con el equipo la consecución de esta cuarta Champions en las calles de Barcelona.
Tras el recorrido de los jugadores por la ciudad, llegaron al Nou Camp donde no cabía ni un alfiler y allí los jugadores agradecieron el apoyo recibido de la afición y manifestaron su orgullo por formar parte del Barcelona.