Touriño se compromete a reformar la ley electoral gallega para reforzar la limpieza del voto emigrante

En la sesión de control al Gobierno en el Parlamento, Touriño aclaró, no obstante, que las medidas para preservar los derechos electorales de la diáspora se regularán “con rango de ley” en el Estatuto de los Ciudadanos Españoles en el Exterior redactado por el Gobierno central y actualmente en proceso de tramitación parlamentaria.
En respuesta a una pregunta del portavoz del BNG, Carlos Aymerich, quien había propuesto “recordar” al Ejecutivo central y al Congreso que la tramitación de este proyecto legislativo “corre cierta prisa”, el mandatario aseguró que la Xunta “trabaja para ganar tiempo al tiempo”, mediante la elaboración de estudios sobre la concentración emigrantes inscritos en cada consulado y el análisis de la puesta en práctica del voto en urna.
Así, dijo “concordar con las limitaciones” de la participación actual de la diáspora denunciada por Aymerich y asumió la “necesidad de acelerar esa norma lo antes posible”. En este sentido, proclamó que “votar en democracia” implica depositar las papeletas en urna, incluso en el exterior, y, por ello, celebró que el estatuto redactado por el Gobierno central recoja “nuevos derechos tendentes a habilitar medios materiales” para garantizarlo.
Con todo, Touriño advirtió de las “complejidades” para instaurar este mecanismo, no sólo técnicas, sino también presupuestarias, y añadió que también en el caso de los marineros embarcados habrá que hacer un esfuerzo de colaboración con el Estado, que hace un año creó un grupo de trabajo para modificar las condiciones de voto de los trabajadores en alta mar.
Por lo que respecta a la Ley de elecciones al Parlamento de Galicia, se enfrentará a su segunda reforma de calado desde su promulgación en 1985 y después de los cambios introducidos por el Gobierno de Fraga en su primera legislatura, cuando elevó del 3 al 5 por ciento el umbral para acceder a un escaño en la Cámara autonómica, o el año pasado, cuando se amplió el plazo para la recepción de los votos del exterior.


Feijóo alude al fraude en el voto del exterior en las últimas elecciones

Además, la pregunta de Aymerich tuvo continuidad en la sesión de control, puesto que si el diputado nacionalista había advertido del “mecanismo del fraude” en el voto emigrante “destapado” por los medios de comunicación en las pasadas autonómicas, el portavoz del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo, consideró en su intervención que esta denuncia sobre el “posible fraude electoral” levantará “gran expectación”.
En su turno de réplica a la oposición, el presidente de la Xunta no aludió a la puya de Feijóo y, por ello, el dirigente popular aprovechó su última intervención para acusarlo de “no contestar a Aymerich cuando claramente le dijo que en las elecciones autonómicas se pudo haber cometido un fraude en el voto emigrante”. “Supongo que usted estará pensando realmente si su Presidencia y su Gobierno estarán afectados por este fraude”, apostilló.
No obstante, en su segundo turno, Touriño cuestionó la “ética política” y el “desafío a la inteligencia” del presidente del PPdeG por “vivir en la tentación permanente de deslegitimar los procesos democráticos”. “Es bastante grueso lo que acaba de decir, sobre todo a estas alturas de la vida”, recriminó a Feijóo.
Así, el dirigente autonómico recordó al líder popular que el 19 de junio de 2005 “los ciudadanos votaron” y, pese a que “estar en la oposición es duro, es el trabajo que les encargaron los gallegos”. “Asuma su responsabilidad por una vez”, concluyó.
En los pasillos del Parlamento, el líder de los populares gallegos argumentó que él no hizo ninguna acusación ni dudó de la legitimidad del bipartito sino que tanto en el pasado mes de marzo como en esta sesión se limitó a hacerse eco de lo que otros decían, en referencia al BNG y en lo que se publicó en durante el periodo electoral del año pasado el diario argentino &#145Clarín&#146 que aludía a una supuesta ayuda de la Casa Rosada a la candidatura de Touriño.