Terrón firma un convenio con UNIA, el mayor sindicato de Suiza, y se reúne con las asociaciones de españoles

El acuerdo de colaboración establece la posibilidad de que los trabajadores emigrantes reciban asesoramiento y formación

Anna Terrón y el copresidente de UNIA, Andreas Rieger, firmaron el convenio.

Un convenio con el sindicato UNIA para mejorar los servicios hacia los españoles que trabajan en Suiza; una comida informal con representantes sindicales, miembros de los CRE y de varias asociaciones; y una charla abierta con los españoles que, a nivel individual o en representación de alguna entidad, quisieran trasladar sus dudas y preocupaciones a la responsable de Emigración de España, fueron el resultado de las casi siete horas que Anna Terrón estuvo en Suiza.
La secretaria de Estado de Inmigración y Emigración llegó, firmó, habló, se mostró muy accesible y se fue de Zurich el pasado jueves 17 de junio. En su jornada estuvo acompañada por el consejero de Trabajo de la Embajada Española en Suiza, José Ramón Manjón, y por la directora general de Ciudadanía en el Exterior, Pilar Pin. Ésta, se quedó aún hasta el sábado 19 ya que tenía previsto reunirse con los representantes del CRE de Zurich, visitar el centro de Pensionistas e Inválidos ‘Esperanza’ y hablar con las mujeres, en un acto organizado por la Asociación de Mujeres Españolas en Suiza.
Gran paso para la integración
En la sede de Zurich de UNIA, la secretaria de Estado firmó junto con el copresidente del sindicato, Andreas Rieger, un convenio según el cual los trabajadores españoles recibirán asesoramiento y formación que atienda las necesidades específicas de este colectivo.
Además, varios miembros del sindicato aprenderán cómo es la legislación española en materia laboral y cómo funciona el régimen de la Seguridad Social. Así, los trabajadores españoles tendrán un acceso más fácil y rápido a la información que necesitan y, según explicó Terrón, “éste es un gran paso para favorecer la integración” en la sociedad en la que residen.
Por otro lado, la titular de Inmigración y Emigración, valoró la importancia de este tipo de acuerdos para poder extender los derechos y valores del estado de bienestar en un mercado laboral que cada vez es más global. De hecho, señaló que el convenio está pensado para atender tanto las necesidades de quienes emigraron a Suiza hace veinte o treinta años, como para los jóvenes que están llegando ahora.
Desde el sindicato UNIA tanto su copresidente, Andreas Rieger, como la secretaria de Migraciones, Cristina Anliker-Mansour, destacaron el carácter multicultural de esta entidad, integrada en un 50% por personas de otros países. “UNIA es la organización más grande de muchos colectivos de inmigrantes en Suiza”, explicó su copresidente. De los 200.000 afiliados, 6.200 son españoles y la mayoría trabaja en la construcción.
Encuentro con entidades
Tras una comida en la sede del sindicato, con los representantes de los trabajadores y de algunas entidades españolas en Suiza, la secretaria de Estado, la directora general de la Ciudadanía en el Exterior y el consejero de Trabajo, se unieron con el cónsul español en Zurich, Eduardo Junco, para celebrar un encuentro con miembros de asociaciones de españoles en el país helvético.
Recorte del 15% en los próximos 3 años
La crisis en España y su efecto en el recorte al presupuesto para los programas en el exterior, fue la protagonista de las presentaciones que los miembros de las instituciones españolas realizaron. La directora general de Ciudadanía en el Exterior, Pilar Pin, avanzó que, al menos, el presupuesto de 2011 (y, seguramente de los dos años posteriores) se reducirá un 5% con respecto al de 2010.
Por su parte, los oyentes -que llenaban la mitad de la gran sala a pesar de estar convocados en horario de trabajo- se fueron animando en el turno de preguntas y quisieron saber el motivo del retraso en el pago de las subvenciones, el futuro de los programas dirigidos a españoles y, sobre todo, si se quitará el derecho al voto en las municipales o no a los ciudadanos en el exterior.
Las respuestas, por momentos encendidas, apelaron a la responsabilidad de los emigrantes en Suiza, por considerar que la situación de crisis es mucho más fuerte en España y para algunos españoles que residen en otros países latinoamericanos. Anna Terrón puso énfasis en que se priorizarán las ayudas asistenciales.