Rodríguez Zapatero llega a un acuerdo con Convergencia i Unió para el Estatut catalán

Aumenta la participación autonómica en los impuestos y la Comunidad recibirá entre 2.600 y 3.000 millones por el déficit histórico

José Luis Rodríguez Zapatero estrecha la mano de los dirigentes de CiU, Artur Mas (i), y Josep Antonio Duran i Lleida.

Se pactó definir Cataluña como &#145nación&#146 en el preámbulo, sin validez jurídica, dejando el término &#145nacionalidad&#146 para el artículo 1. Aumenta la participación autonómica en los impuestos y Cataluña recibirá entre 2.600 y 3.000 millones de euros por el déficit histórico.
El acuerdo con CiU se alcanzó en una reunión de noche en La Moncloa. En materia de financiación, el Gobierno aceptó aumentar la participación de Cataluña en los impuestos especiales y el IVA, pero la Agencia Tributaria será finalmente consorciada. Al día siguiente, en diferentes encuentros, el jefe del Ejecutivo se reunió con los líderes de ICV, Joan Saura, y ERC, Josep Lluís Carod-Rovira, para detallarles el pacto con los convergentes. Aunque el acuerdo parece cada vez más cercano, ERC no quedó satisfecha con un acuerdo “insuficiente e inaceptable” y reclamó seguir con las negociaciones. Por su parte, el socialista Alfredo Pérez Rubalcaba señaló que “ahora sí que estamos en los últimos metros de la negociación” y anunció “con gran satisfacción” que se consiguió “un acuerdo histórico” en el marco de la Constitución. Aunque Artur Mas calificó el acuerdo con el Gobierno de “salto adelante” y Joan Saura lo consideró “globalmente positivo”, ERC se desmarcó del optimismo del que hicieron gala tanto el PSOE como el resto de partidos catalanes que conforman el cuatripartito.
Pendientes de ERC
Carod-Rovira explicó que el acuerdo alcanzado es “inaceptable e insuficiente” para los republicanos, por lo que su formación se erigirá como “la garante de un buen Estatut”. Además, quiso subrayar que los dos aspectos que se trataron en el encuentro entre Mas y Zapatero fueron la definición de nación y la financiación, temas en los que ERC no va a variar su posición inicial. El líder de los republicanos reclamó que continúen las negociaciones, porque, además de estos dos grandes ejes, quedan sobre la mesa asuntos como los peajes, la justicia, las relaciones exteriores de la Generalitat o las infraestructuras. Del mismo modo, ICV señaló quedan “algunos aspectos que no están resueltos”.
&#145Nación&#146
“El Parlamento de Cataluña, recogiendo el sentimiento y la voluntad de la ciudadanía catalana, ha definido de forma ampliamente mayoritaria a Cataluña como una nación”, reza el texto pactado entre Zapatero y Mas. Además, se incluye un segundo apartado en el que se señala que “la Constitución, en su artículo 2 reconoce la realidad nacional de Cataluña en forma de nacionalidad”.
Agencia consorciada
En materia de financiación, se acordó un consorcio entre la Administración catalana y la central para gestionar los impuestos compartidos en una única Agencia Tributaria. Sin embargo, no se incluye la palabra &#145única&#146, sino que se mantienen los espacios fiscales separados, de tal forma que la Agencia Tributaria del Estado seguirá recaudando y gestionando los impuestos de Cataluña, aunque se matiza que en un plazo de dos años podría constituirse una administración tributaria catalana. Así, habrá tres niveles de recaudación: la catalana, para los impuestos catalanes; la consorciada, para los compartidos; y la estatal, para los impuestos estatales, principalmente del de sociedades, del que no se transfiere nada.
La participación de Cataluña en el IRPF será del cincuenta por ciento, como propuso el ministro de Economía, Pedro Solbes, en los impuestos especiales habrá una cesión del 58 por ciento -actualmente es del cuarenta- mientras que el IVA pasa del 35 al cincuenta por ciento. Además, se reconoce un &#145déficit histórico&#146 en las inversiones estatales, que se paliará en un periodo de siete años y se referenciará en la participación que tiene Cataluña en el Producto Interior Bruto.
En total, serán entre 2.600 y 3.000 millones de euros extra lo que recibirá la Comunidad en los próximos años. Por último, se acordó que la financiación se revise en un plazo de cinco años y el Ejecutivo se compromete en un artículo a compensar a Cataluña por los costes que le pueda suponer la legislación estatal.

El PP señala que es un “fraude a la Constitución” y acusa al presidente de “romper la solidaridad”

El portavoz del PP en el Congreso, Eduardo Zaplana, afirmó que el acuerdo alcanzado en torno al Estatut de Cataluña “consuma el fraude a la Constitución” y acusó a Rodríguez Zapatero de “demostrar una gran deslealtad con España y con los españoles”. Zaplana añadió que el acuerdo alcanzado lleva consigo compromisos económicos y financieros que “rompen clarísimamente la solidaridad de los españoles estableciendo categorías de españoles de primera y de segunda”. En opinión de Zaplana, “para algunos sus aspiraciones de independencia son ahora claramente alcanzables”. Añadió que “ya nadie se toma en broma declaraciones como las de Otegi cuando vulnerando la ley y vulnerando resoluciones judiciales dice que va ganando y es verdad que se salen con la suya y que muchas de sus aspiraciones se van concretando”. El portavoz popular hizo hincapié en que “con este Gobierno siempre ganan o acaban ganando los que no creen en España y los que quieren romper España y al margen del conocimiento literal del acuerdo se puede afirmar ya que en el preámbulo del Estatuto figurará el término nación catalana” y, continuó, “a estas alturas da exactamente igual que el término nación se encuentre en el preámbulo que en el texto articulado”. A juicio del dirigente popular, esto no ha sido una negociación “sino la historia de una claudicación por etapas” y se mostró convencido de que “el como sea se ha conseguido, Zapatero tenía que tener Estatuto como fuera y al final el precio era lo de menos”. También apreció que se discrimina el castellano “vulnerando derechos y libertades básicas, y se blindan competencias quedando la presencia del Estado en Cataluña limitada a la más mínima expresión”. Respecto a la financiación, reiteró que “se hace a espaldas del resto de las Comunidades y al margen del Consejo de Política Fiscal”.