Reverte recuerda al Gobierno de Castilla-La Mancha que el Tajo es de todos los españoles

Rechaza la propuesta de renunciar al dinero que pagan los regantes a cambio de quedarse con el agua

La portavoz del Ejecutivo regional, María Pedro Reverte, subrayó hoy que el Gobierno de Castilla-La Mancha “no puede apropiarse” del agua del río Tajo, puesto que es patrimonio “de todos los españoles”.

 

Reverte, quien hizo estas declaraciones, a preguntas de los periodistas, antes de intervenir en la inauguración de unas jornadas sobre víctimas del terrorismo, organizadas por la Universidad Católica San Antonio de Murcia, calificó como “una barbaridad más” la propuesta del consejero de Ordenación del Territorio y Vivienda de Castilla-La Mancha, Julián Sánchez Pingarrón, de renunciar al dinero que pagan los regantes del Tajo-Segura a cambio de quedarse con el agua del trasvase.

 

La consejera explicó que el Ejecutivo presidido por José María Barreda “está partiendo de un error de base, ya que el río Tajo no es de Castilla-La Mancha, sino de todos los españoles, como dice la Constitución Española”.

 

Maniobra de distracción

 

A su juicio, “lo que está haciendo el Gobierno de Castilla-La Mancha es distraer la atención para no contestar sobre el destino del dinero finalista que los regantes han pagado por el agua del trasvase en sus 31 años de funcionamiento, y que debería haberse invertido en infraestructuras hídricas en esa comunidad”.

 

María Pedro Reverte recalcó que la Región de Murcia paga el agua “más cara de toda España, más del doble de lo que pagan los castellano manchegos”, y que “somos pioneros y líderes nacionales tanto en depuración de agua y reutilización, como en modernización de regadíos”.

 

La portavoz murciana denunció el “silencio total” del Gobierno de España, que es quien tiene las competencias en materia de agua, tanto por parte de la ministra de Medio Ambiente, Elena Espinosa, como del presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, y exigió al Ejecutivo presidido por Barreda “que deje tranquilos a los murcianos y que se pongan a trabajar para solucionar los problemas de los castellano manchegos, que no tienen nada que ver con el Tajo-Segura”.