Núñez Feijóo pide que le elijan “todos” los gallegos para “devolver la ilusión al país”

Busca la confianza de quienes hace cuatro años optaron por Fraga y de los defraudados por el bipartito

En el inicio de la campaña electoral en Santiago de Compostela, en el que este año las nuevas tecnologías sustituyeron a la tradicional pegada de carteles, Núñez Feijóo pidió un apoyo mayoritario para su partido y se dirigió, tanto a los que ya votaron hace cuatro años a Manuel Fraga como a los que lo hicieron al bipartito y ahora están “defraudados y decepcionados”. También se acordó Núñez Feijóo desde la plaza de O Toural y ante unas 300 personas de quienes dejaron de votar hace cuatro años al PPdeG, ya que, según dijo, tras su paso por la oposición este partido “aprendió de sus errores”.
Además, el candidato del PPdeG animó a votar a su partido a los gallegos “desanimados” por la crisis, a quienes ofreció una esperanza a partir del próximo 1 de marzo.
En contra de las acusaciones del PSdeG y del BNG de que su partido fomenta la abstención porque le beneficia en las urnas, Núñez Feijóo reclamó la “participación masiva” a los ciudadanos, ya que, a su juicio, “todos y cada uno de los votos, refuerzan a esa persona única llamada Galicia”.
El candidato del PPdeG recordó que durante la precampaña firmó un “contrato” con los gallegos que consta de 14 cláusulas relativas al empleo, la economía y al resto de objetivos de gobierno que asegura que cumplirá si es presidente de la Xunta. Ese documento, indicó, servirá a los ciudadanos para examinarlo y para reclamarle su cumplimiento.
El líder del PPdeG hizo hincapié en que se centrará en crear empleo “y no destruirlo” y en que la estrategia para salir de la crisis se sustenta en cinco ejes: impulso de la competitividad, infraestructuras, integración del territorio y el medio natural, impulso del mar y el campo y menos burocracia.
Resto de objetivos
Sin embargo, esta lucha constante y prioritaria no impedirá que su Ejecutivo busque la mejora de los servicios públicos, entre ellos la sanidad y la atención a los mayores y dependientes y a los jóvenes, así como la preservación del medio ambiente y la igualdad de oportunidades para todos los gallegos con independencia de su lugar de residencia, ya sea en áreas rurales o las ciudades y recuperar el “consenso” en el ámbito lingüístico.
Uno de los puntos importantes de su contrato contempla la “regeneración democrática” que sirva para eliminar las “prácticas clientelares” y la “austeridad”, que es el “único camino lógico para que el oxígeno ayude a regenerar la política”.


Las papeletas tachadas serán nulas

La Junta Electoral ratificó que las papeletas con nombres tachados se declararán nulas. Con esta resolución se rechaza la pretensión del PP de Ourense de que se consideraran válidos los votos con borrones, una iniciativa propuesta por José Luis Baltar para subsanar la circunstancia de que algún votante del PP por Ourense pudiera tachar el nombre de Luis Carrera, ya que sigue encabezando la lista -porque las papeletas ya se imprimieron- a pesar de que Núñez Feijóo lo apartó de la candidatura tras descubrirse sus irregularidades con Hacienda.


Rajoy pregunta por el Plan Galicia

El presidente del PP, Mariano Rajoy, pronunció un mitin en la plaza de toros de Pontevedra, ante 12.000 personas, entre las cuales se pudieron escuchar ataques al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, como un “embustero”, calificativo que Rajoy dijo secundar. “Tenéis razón: es un embustero”, proclamó y preguntó a Zapatero, Touriño y Quintana “dónde están el Parador de Muxía, el AVE a la Meseta o las autovías del Plan Galicia”, y por estos incumplimientos dio la razón al auditorio y llamó al partido a “ir a por ellos y trabajar para ganar las elecciones”. Sobre el despilfarro de la Xunta preguntó en Vimianzo “si alguien tiene en casa sillas de más de 2.400 euros o cristales que cambian de color”, en alusión a la reforma de tres salas de la Xunta que costarían cuatro millones de euros.