Medidas de la Xunta de lucha contra el fraude fiscal permitieron aflorar 230 millones en 2011

Defiende que una mejor gestión permite mayor recaudación sin necesidad de subir los impuestos

Las medidas de refuerzo del control tributario y de lucha contra el fraude a través de la inspección y la gestión tributarias de la Xunta de Galicia permitieron aflorar 230 millones de euros en 2011, según destacó el día 8 el director xeral de Tributos de la Consellería de Facenda, Carlos Rodríguez, quien explicó que las actuaciones de inspección tributaria realizadas el año pasado alcanzaron un importe de 30 millones de euros, el triple que en el año 2008; mientras que a su vez las de gestión tributaria, aportaron 200 millones.
En este sentido, Rodríguez subrayó que una mejor gestión impositiva trae consigo una mayor recaudación sin necesidad de subir los impuestos o crear nuevas figuras impositivas. Así, destacó que las prioridades de la política económica del Ejecutivo autonómico deben seguir siendo el empleo, la reducción del gasto público y el establecimiento de un sistema fiscal estable, neutral y eficiente, que permita llevar a cabo rebajas selectivas de impuestos para contribuir a la dinamización de la economía, informa la Xunta.
Además, deben adoptarse medidas para incrementar la lucha contra la economía sumergida y el fraude fiscal, que redunden en una mayor recaudación tributaria sin aumentar la presión fiscal.
Axencia Tributaria propia
En este sentido, en los próximos meses se pondrá en funcionamiento la Axencia Tributaria de Galicia que potenciará la eficiencia en la aplicación de los tributos y la lucha contra el fraude fiscal y mejorará los mecanismos de información al contribuyente, con lo que la sociedad podrá percibir que la administración lleva un idóneo control del cumplimiento tributario. Entre las finalidades de la nueva agencia, están una mayor especialización del personal encargado de la gestión e inspección tributaria, así como la mejora de los servicios prestados al ciudadano a través de las tecnologías de la información, con el consiguiente ahorro en tiempos y costes.
Se trata en definitiva, de garantizar que todos los ciudadanos contribuyan al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica. Esta misión se desdobla en dos líneas de actuación, por una parte, el control del cumplimiento tributario, que incluye la prevención y la lucha contra el fraude tributario; por otra la información y asistencia al contribuyente, con el objeto de facilitar al máximo el cumplimiento voluntario, minimizando los costes fiscales indirectos derivados de los deberes formales y promoviendo acciones de concienciación y sensibilización que fomenten el cumplimiento.
Fomento del emprendimiento
Antes de que finalice la legislatura, la Xunta impulsará una batería de incentivos fiscales para la promoción y el fomento del emprendimiento, entre las que se encuentra, duplicar el importe de la deducción del IRPF (hasta 600 euros) para las personas que se den de alta por primera vez en el censo de empresarios y profesionales para iniciar una actividad emprendedora. También se duplicará el importe de la deducción en el IRPF (hasta el 20% y con un límite de 8.000 euros) para los contribuyentes que inviertan en acciones o participación de nuevas entidades o de reciente creación; y se aplicará una reducción del 95% de la base imponible del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones para las transmisiones morti causa o donaciones en metálico a los descendientes, cuando las cantidades se destinen a creación de un negocio.
Además, se realizará una deducción del 100% (hasta 150.000 euros) en el Impuesto de AJD en la transmisión de inmuebles destinados a local comercial en actividades emprendedoras, así como en la constitución de préstamos para su adquisición.