Los andaluces tienen conciencia de identidad lingüística colectiva

Según un trabajo del profesor Antonio Narbona presentado en el Centro de Estudios Andaluces

Antonio Narbona y Demetrio Pérez.

El Centro de Estudios Andaluces acogió recientemente la presentación del libro ‘La identidad lingüística de Andalucía’, resultado del trabajo de investigación coordinado por el catedrático de Lengua Española de la Universidad de Sevilla, Antonio Narbona, en el que se propone una nueva aproximación a la identidad lingüística andaluza desde el rigor científico con objeto de contribuir a la obtención de un conocimiento más definido del andaluz.
“Es indudable que en Andalucía hay conciencia de identidad lingüística colectiva, pero los andaluces son también conscientes de que no es homogénea”, dijo Narbona, refiriéndose a una de las conclusiones del trabajo realizado en colaboración con Rafael Cano, Ramón Morillo-Velarde y Elena Méndez.

Se trata de un tipo de conciencia lingüística que frente a otras como catalán/valenciano, vasco y gallego que se califican de “propias”, no es “excluyente, sino inclusiva y jerarquizada” y “poco o nada conservadora”.

El andaluz es una de las variedades lingüísticas más estudiadas de todas las que tiene el español y, a pesar de ello, es una de las peor conocidas, incluso por los propios andaluces. A esta circunstancia se une el hecho de que el habla andaluza se haya visto, a menudo, reducida a un estereotipo negativo, según manifestó Narbona, quien explicó que las connotaciones simplistas y estigmatizadoras del andaluz han contribuido a dejar en un segundo plano el conocimiento de los elementos que lo singularizan como son su gran variedad geográfica, así como sus particularidades léxicas, morfológicas, fonéticas y sintácticas.
“Esta es una cuestión ante la que todos deberíamos reflexionar”, según el director del Centro de Estudios Andaluces, Demetrio Pérez, pues “desafortunadamente, con demasiada frecuencia, se recurre a la descalificación del andaluz como un español ‘mal hablado’”. “Nuestra obligación como establece el Estatuto de Autonomía, es contribuir a la defensa, promoción y prestigio de la modalidad lingüística andaluza desde la producción de conocimiento y esta publicación está llamada a convertirse en una obra de referencia en este sentido”, aseveró Demetrio Pérez.