López se ve legitimado para liderar el Gobierno vasco e Ibarretxe anuncia negociaciones con todos los partidos

ELECCIONES VASCAS 2009

El popular Basagoiti afirmó que apoyará a los socialistas “si no han engañado” durante la campaña electoral.
El secretario general de los socialistas vascos, Patxi López, afirmó que con los resultados obtenidos por el PSE se siente “legitimado para liderar el cambio”, es decir, para presentar ante el Parlamento su candidatura como lehendakari. En su intervención nada más conocerse el total del escrutinio sin incluir el voto exterior, el líder de los socialistas vascos agradeció al partido el “éxito sin precedentes” de los socialistas vascos, por haber obtenido “los mejores resultados en unas elecciones autonómicas de toda nuestra historia”, en referencia a los 315.000 votos, 40.000 más que en las anteriores comicios.
Acuerdo “entre diferentes”
En cuanto a la negociación de los pactos, indicó que a partir de ahora, decidirán “todos los vascos, de común acuerdo”, porque los ciudadanos han dicho en las urnas que quieren acuerdos “entre diferentes, un cambio de rumbo para construir entre todos, y no unos contra otros”. Por su parte, el vicesecretario general del PSOE, José Blanco, proclamó que “el Partido Socialista de Euskadi es, en términos políticos, el gran triunfador de estas elecciones”.
Además de la importancia política, Blanco subratyó que el resultado supone “un enorme valor moral para todos los socialistas y para muchos millones de ciudadanos en toda España”. “Apoyamos hoy y apoyaremos a partir de hoy las decisiones que tomen Patxi López y el PSE en relación al futuro. Ellos saben mejor que nadie cómo han de administrar el enorme caudal de confianza popular que han recibido en la jornada de hoy”, señaló en relación a los posibles acuerdos para gobernar.
Por su parte, el presidente del PP vasco y candidato a lehendakari, Antonio Basagoiti, destacó el papel decisivo que su formación puede tener en los pactos. Afirmó, también, que el PP vasco “ha ganado a todas las encuestas que auguraban un fracaso para el PP”. “Hemos conseguido objetivos, y las cosas nos han salido muy bien. Somos los decidivos de estas elecciones. Somos determinantes. Este resutado es histórico porque por primera vez el PP decide”, declaró, pese a que sus trece escaños suponen dos menos que hace cuatro años. “Si el PSOE no ha engañado durante la campaña, habrá cambio”, concluyó.
El presidente del PP, Mariano Rajoy, a su vez, afirmó que en el País Vasco, su partido, tras conocer los resultados electorales, seguirá defendiendo lo mismo que antes de los comicios, la necesidad del cambio, informó EFE. El líder popular dedicó más tiempo a comentar el resultado electoral en el País Vasco, que en Galicia. Lo hizo porque, como explicó, el logro de los populares liderados por Antonio Basagoiti consiste en que su balance electoral les permite pensar en el cambio de Gobierno, siempre y cuando se den alianzas con el PSE-EE y UPyD. “Apostábamos por el cambio político en el País Vasco y por un cambio en la forma de gobernar, pues siempre han gobernado los mismos desde 1980. Y el PP tiene palabra, lo que dijo en su momento lo vuelve a decir hoy una vez conocidos los resultados electorales”, dijo Rajoy en su alocución. El partido de Basagoiti, y el PP en general, “no engaña a nadie”: “Apostamos por España -añadió-, por el País Vasco, por la Constitución, por el Estatuto de Gernika, el texto de más acuerdo entre los vascos; apostamos por la derrota de ETA, por la libertad de los padres de elegir la educación que quieran…”.
“Y apostamos por un Gobierno que sea capaz de afrontar la crisis y que los vascos que quieran trabajar puedan hacerlo. Esa era la posición antes de las elecciones y ahora igual”, sentenció.
Mientras, el candidato del PNV a la reelección como lehendakari, Juan José Ibarretxe, afirmó de que forma inmediata su partido abrirá negociaciones con las diferentes fuerzas políticas, mientras que él lo hará con sus líderes, con el fin de conformar Gobierno y poder “sacar adelante el país con las manos de todos”.
Entre aclamaciones de simpatizantes, militantes y cargos del partido, que se congregaron en la sede de Sabin Etxea de la capital vizcaína, Ibarretxe afirmó que está “políticamente muy contento y personalmente emocionado” de haber recibido el apoyo y “el cariño” de los electores vascos. “Los minutos de felicidad en política son de diez segundos. Estamos en momentos complicados, tenemos una gran oportunidad de sacar este país adelante y lo vamos a sacar adelante a pesar de las dificultades que vivimos. Tenemos empresas competitivas, personas y trabajadores preparados, administraciones saneadas. Manos a la obra, con las manos de todos vamos a sacar este país adelante”, indicó.
Madrazo reconoce los malos resultados
El candidato de EB a lehendakari, Javier Madrazo, reconoció los “malos resultados” obtenidos por su formación en las elecciones autonómicas, que achacó a las consecuencias del “bipartidismo”, que hizo que “la gente haya polarizado el voto y haya hecho voto útil al PSE-EE o al PNV” y a la ilegalización de D3M “que ha favorecido a los socialistas”.


Rosa Díez: “Por UPyD no quedará contribuir
a una alternativa en el País Vasco”

La presidenta de UPyD, Rosa Díez, aseguró que por su partido “no quedará contribuir” a que en el País Vasco haya un “gobierno constitucionalista” y una alternativa al nacionalismo, y advirtió al PSE de que esa mayoría “tiene que componerse con generosidad y apertura de miras”. “En este momento somos decisivos y determinantes para que haya un gobierno constitucionalista. Y de eso vamos a ejercer: de partido constitucionalista con vocación de que haya alternativa en Euskadi, que es mucho más que mandar al PNV a la oposición”, dijo Díez en declaraciones a Onda Cero recogidas por EFE.
La portavoz de UPyD destacó que los ciudadanos les dieron en las elecciones celebradas “una fuerza decisiva y determinante para la formación del Gobierno”.
Díez dijo que, a su juicio, el PSE buscará una mayoría parlamentaria que permita a su candidato, Patxi López, “ser lehendakari” y que no buscará un acuerdo con el PNV aunque “puede caber de todo”, y esa negociación con los nacionalistas “podría ser la consecuencia de la imposibilidad de hacer otro tipo de gobierno”.