Llegaron a Baleares los descendientes de la primera Operación Retorno que incluye la formación a los jóvenes participantes

Son quince chicos procedentes de Argentina, Uruguay, Cuba, Venezuela y Chile

El grupo de chichos que está en las Islas.

El director general d’Acció Exterior i Relacions amb l’Unió Europea, Jordi Bayona, y la directora gerente de la Fundació Balears a l’Exterior, Pepi González, recibieron el pasado 15 de julio al primer contingente de jóvenes de la Operación retorno. Son quince jóvenes que llegaron a Mallorca procedentes, once de ellos, de Argentina, y el resto de Uruguay, Cuba, Venezuela y Chile.

El objetivo principal del programa es formar a los jóvenes de cara a un posible relevo generacional el frente de las Casas Baleares del exterior. La media de edad de las juntas directivas es de setenta años. El Govern organizó un intenso programa de formación no reglada, que se divide en tres bloques. El primero hace referencia al contexto histórico y social de las Islas Baleares, y con él se quiere dar a conocer las tradiciones, la cultura y la historia de la Comunidad, ligadas a las de los países de Latinoamérica.

También se les explicará el entorno geopolítico de las Islas para poder dar a conocer su estructura administrativa. El segundo bloque les permitirá conocer los mecanismos que se deben seguir para llevar a cabo un proyecto de cooperación, es decir, los pasos que se tienen que seguir para tramitarlo y ejecutarlo, especialmente en aquellas convocatorias que se hacen desde las Administración de Baleares.

El tercer bloque hace referencia al asociacionismo y ofrecerá información sobre cómo se construye una entidad, cómo funciona una ONG o cómo se pueden gestionar los trabajos en red.

El programa de formación está coordinado por la profesora licenciada en Derecho de la Fundación Coiné María Dolores Ordóñez, que se dedica a la cooperación internacional. La Fundació Balears a l’Exterior, para seleccionar a los jóvenes que participan en este programa, tuvo en cuenta que no hubiesen viajado nunca a las Islas, ni con este programa ni por su cuenta, también su nivel de ingresos familiares y el grado de descendencia de baleares emigrantes.

El programa Operación Retorno, que permite a baleares o descendientes conocer la tierra de sus antepasados, llega a su décima edición. La Fundació Balears a l’Exterior indica que decidió reconducir esta iniciativa, ya que entiende que se había desvirtuado y se había convertido en un viaje prácticamente turístico y, al mismo tiempo, reducir el número de plazas. Añade que de este modo pudo incrementar el presupuesto destinado a los programas de asistencia domicialiaria y de medicamentos gratuitos.

En 2009, el número anual de plazas se redujo de 150 a cien personas y, además, se separó a los jóvenes de los mayores. El programa se desarrolla en dos tandas. Este primer contingente está formado por quince jóvenes que participan en el programa de formación y el segundo lo integrarán 85 personas emigradas, quince de ellas de edades comprendidas entre 35 y 65 años y el resto, mayores de 85 años. Viajarán en la segunda quincena de octubre.

Por su parte, durante los nueve días que estarán en Mallorca, los quince jóvenes también harán diferentes excursiones y actividades para conocer los orígenes de sus padres, abuelos o bisabuelos. Se incluye una visita guiada al centro histórico de Palma, excursiones a Formentor, a la playa d’Es Tren, a Cabrera y a Sóller, así como clases de ball de bot, entre otras actividades.