La ultradefensiva Inglaterra de Capello supera a una España algo apática

Lampard logró el único gol del encuentro disputado en Wembley

Lampard, autor del gol inglés, chuta ante Xabi Alonso.

Inglaterra comenzó el partido sabedora de que era imposible disputarle la pelota al equipo dirigido por Vicente Del Bosque. Fabio Capello planteó un sistema ultradefensivo con cinco centrales y un centro del campo poblado por jugadores destructores que ahogaran tácticamente a los nuestros.

Sin duda, la estrategia funcionó ya que España apenas conseguía hilvanar más de tres o cuatro pases en campo contrario. Por ello, la primera ocasión de la Selección no llegó hasta las postrimerías de los 45 minutos iniciales. Xabi Alonso puso un centro medido que Busquets remató fuera en posición acrobática.

Error de la zaga

Tras el paso por el túnel de vestuarios, el guion continuó siendo el mismo. El 70% de posesión de España era inútil. Lampard aprovechó el único error de la zaga visitante, después de un rechace a un cabezazo de Bent, que el poste repelió. Ramos estuvo lento en el marcaje y Reina pudo hacer más en la acción.

El gol tampoco espabiló a España, que no notó el carrusel de cambios de un Del Bosque enfadado con los suyos. Rodwell pudo poner la sentencia en un contragolpe inglés, pero Jordi Alba, uno de los mejores en España, estuvo atento al corte.

Los últimos minutos de partido fueron un asedio constante de La Roja sobre la portería inglesa. David Villa pudo igualar el partido, pero su zurdazo de volea se estrelló en el palo de la portería de Hart. Después, Fábregas tuvo dos ocasiones claras, que marró. La Selección fue a por el partido demasiado tarde, y lo acabó pagando.

Casillas hizo historia deportiva. Disputó 45 minutos y se convirtió en el jugador con más partidos al servicio de la Selección.