La presión municipal obliga al Ejecutivo a retrasar la prohibición de endeudamiento

La ministra Elena Salgado había señalado que era una corrección del Boletín Oficial del Estado

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, reconoció que el Ejecutivo tuvo que rectificar su medida de prohibición de que los ayuntamientos recurriesen al crédito privado o público y retrasar su entrada en vigor al próximo 1 de enero de 2011, en vez de al pasado 25 de mayo. El vicepresidente tercero, Manuel Chaves, fue más explícito y reconoció que fue la presión municipal la que obligo a retrasar la puesta en marcha de la medida, que se aplicará a lo largo de todo el próximo ejercicio.

Estas declaraciones pusieron en evidencia a la ministra de Economía y vicepresidenta segunda, Elena Salgado, que había achacado lo sucedido a un error del Boletín Oficial del Estado.Lo cierto es que la publicación de la medida en el BOE el pasado 24 de mayo encendió las alarmas en las corporaciones locales y fueron muchos los ayuntamiento que se reunieron a lo largo del día para aprobar créditos para llevar a cabo muchos proyectos. Sin embargo, el 25 de mayo, cuando la medida tenía que entrar en vigor, aparecía publicada en el BOE la rectificación de la fecha, para pasar a ser el 1 de enero de 2011.

Fueron muchas las voces, incluso de cargos socialistas, que se mostraron en contra de la medida, como el alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, que considera que atenta cotra la autonomía municipal y no descarta llevarla a los tribunales -aunque es partidario de que sea la Federación de Municipios y Provincias la que lo haga- y el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda.Por su parte, el Ayuntamiento de Madrid recortará, como medida de austeridad, su gasto en 1.041 millones, lo que representa cerca del 20% del presupuesto municipal. Un centro internacional de convenciones, escuelas infantiles, polideportivos y centros de mayores son algunos de los proyectos que se retrasan.