La ola de frío no impidió que los socios de la Casa de Madrid en México celebren juntos el Día de Reyes

Despidieron el año 2009 con una ‘Tertulia poética’ en la que se leyeron textos de Manuel Benítez Carrasco

El roscón de Reyes fue protagonista en la celebración de la Casa en México.
El éxito de la

La lectura estuvo a cargo a cargo del directivo de la asociación y socio fundador, Fidel Domínguez. Hay que destacar que Manuel Benítez Carrasco, poeta granadino nacido en el Albaicín, radicó gran parte de su vida en México, “país con el que se identificó plenamente y al que dedicó una importante parte de su obra”, explicaron desde la Casa de Madrid.

Poesías como el ‘Villancico del indito mexicano’ y ‘El prodigio mayor: mi Nacimiento’, entre otras, fueron leídas en la ‘Tertulia poética’ como una buena muestra de su obra navideña y fueron muy aplaudidas por los todos asistentes a la velada cultural.

La velada poética finalizó con una mesa redonda en la que se comentaron las poesías leídas, tras lo cual los socios se desearon una Feliz Salida y Entrada de Año.

Visto el éxito de la jornada, la Casa de Madrid en México informó de que está evaluando celebrar un ciclo de poesía española que ayude a fomentar la lectura de este género literario. La intención, es difundir especialmente a los poetas de Madrid y la poesía dedicada a la Comunidad y la ciudad.

“Cada día nos asemejamos más a una familia”, asegura Beato
El intenso frío que afectó en los últimos días al hemisferio norte del planeta y que también llegó a la capital azteca no impidió que los integrantes de la Casa de Madrid en México se reunieran el pasado 6 de enero para celebrar juntos el tradicional Día de Reyes y partir el típico roscón.
“Aunque la temperatura de 8 a 10 grados que vivimos esa noche podría parecerle primavera a cualquier europeo y le invitaría a degustar una cerveza, los habituados a vivir en estas latitudes agradecimos un buen chocolate caliente”, explicó José Luis Beato a Comunidad de Madrid Exterior.

Según el presidente de la Casa de Madrid en México, “en nuestras nuevas instalaciones, cada día vamos asemejándonos más a una gran familia que va estrechando lazos de amistad”.

En esta ocasión, fueron el socio Carlos Lomas y su esposa, hijos de Constantino Lomas, uno de los socios fundadores, los que generosamente donaron a los miembroslas roscas y el chocolate, “además de su cariño y esfuerzo”.