La nueva presidenta del Parlamento gallego apela al consenso para trabajar por la región

Pilar Rojo se convierte en la segunda mujer al frente de la Asamblea autonómica

Rojo fue elegida nueva presidenta de la Cámara gallega en la sesión constitutiva de la VIII legislatura con los votos de su grupo parlamentario, el PPdeG, que tras los resultados de los comicios del 1 de marzo tiene la mayoría absoluta, 38 de los 75 diputados que conforman el hemiciclo.
De este modo, la diputada del PPdeG se convierte en la segunda presidenta da la Cámara gallega, tras la socialista Dolores Villarino, y la sexta persona en ocupar el más alto cargo del Parlamento.
Quintana, vicesecretario
Además de la elección de Rojo, una de las de las novedades de la sesión la deparó el nombramiento del vicepresidente de la Xunta en funciones y ex líder del BNG, Anxo Quintana, como vicesecretario de la Mesa.
Tras su dimisión el 14 de marzo como portavoz nacional del Bloque se había especulado con su futuro, ya que el Consello Nacional, máximo órgano entre Asambleas de esta formación, designó como portavoz parlamentario a Carlos Aymerich, que repite en el puesto.
Quintana llega a ese puesto tras el acuerdo alcanzado entre el BNG y el PSdeG, en virtud del cual los socialistas le ceden una plaza en la Mesa del Parlamento a los nacionalistas.
Además de Rojo y de Quintana, el resto de componentes de la Mesa serán José Manuel Baltar (PPdeG) como vicepresidente primero, Ricardo Varela (PSdeG) y conselleiro de Trabajo en funciones, como vicepresidente segundo, y José Manuel Balseiro (PPdeG) como secretario.
En esta sesión, marcada por un rígido protocolo, el ambiente entre las fuerzas políticas fue de guante blanco y, así, antes de que comenzase la sesión, el que será el próximo presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, se acercó a saludar al jefe del Ejecutivo en funciones, Emilio Pérez Touriño, que a su vez felicitó a la nueva presidenta del Parlamento.
Como había anunciado, el presidente en funciones tomó posesión de su escaño, aunque todavía no dijo cuánto tiempo permanecerá en el Parlamento.
Tras prometer su cargo, la nueva presidenta dijo que “en una democracia de partidos nos separan cosas pero nos unen la pasión y las ganas de trabajar por Galicia. Apelo a ese consenso para superar la situación económica. Los gallegos deben sentir que les representamos y debemos convencerlos de que les servimos”, afirmó.
Además, Rojo pidió que su condición de mujer se acepte “con naturalidad” y animó a que los nombramientos de mujeres en puestos de responsabilidad “dejen de ser noticia”.
Promesa de cargos
Los miembros elegidos de la Mesa accedieron a los nuevos cargos con una fórmula de promesa en la que aseguraron “acatar y guardar fidelidad a la Constitución y al Estatuto de Galicia”, a excepción de José Manuel Baltar que lo ha hecho con la fórmula de juramento.
Después, la nueva presidenta de la Cámara llamó a los miembros de la Cámara individualmente para tomarles su declaración como diputados a lo que respondieron “sí, juro” en 21 ocasiones, todos del PP y “sí, prometo”, el resto, con lo que asumieron sus responsabilidades como diputados.
Oposición rigurosa
Después de la sesión parlamentaria, los grupos que esta legislatura regresan a la oposición, el PSOE y el BNG, anunciaron que harán una oposición “rigurosa”, si bien ambos apostaron también por el trabajo constructivo.
Así, el portavoz del PSOE, Xaquín Fernández Leiceaga, señaló que su grupo hará los próximos cuatro años una oposición “seria, rigurosa y constructiva”, y también destacó la actitud de “mano tendida” del PSOE para que la Cámara se mantenga en el centro de la vida política.
En términos parecidos se expresó el nacionalista Carlos Aymerich, que se refirió a que su grupo hará un trabajo constructivo pero “muy firme en defensa de los intereses del país y, en especial, de los gallegos” que sufren más la crisis económica.
En la línea de la presidenta del Parlamento, el portavoz ‘popular’, Manuel Ruiz Rivas, consideró que fue positivo que su partido hubiese pasado por la oposición para entender mejor Galicia, y apostó por que la legislatura que comienza sea la del consenso y los “brazos abiertos”.


El acuerdo entre PSOE y BNG afecta a varias instituciones

El acuerdo alcanzado por PSOE y BNG ante la constitución del Parlamento, que posibilitó que los nacionalistas cuenten con representación en la Mesa, afecta también al Consejo de la Crtvg (Compañía de Radio y Televisión de Galicia), el Consello de Contas y los órganos de la Cámara. Dirigentes socialistas y nacionalistas alcanzaron un acuerdo tanto para ceder un puesto al BNG en la Mesa, en aras de la pluralidad, como para establecer “reglas de juego” en las relaciones entre ambos partidos.
Así, los grupos acordaron una serie de criterios comunes, con independencia de la acción política individual de cada uno de los grupos, que establecen la proporcionalidad que cada fuerza ha de tener en los órganos de la Cámara y los que dependan de ella para su constitución.
El acuerdo supondrá que el Bloque apoye la propuesta de los socialistas en aquellos organismos en que se precise de mayoría cualificada para la elección de sus miembros, como en el caso del Consejo de la radio y televisión pública y también del Consello de Contas, cuya renovación supondrá que entre un nuevo conselleiro del PP y otro del PSOE. En ambos entes, el acuerdo estipula no sólo que el BNG apoye la propuesta de los socialistas, sino también que el PSOE respalde las propuestas del Bloque en estos órganos cuando, de acuerdo con los criterios de proporcionalidad, le corresponda representación.
Además, en aquellos organismos que se constituyan en la Cámara en los que la presencia sea de un solo miembro, se mantendrá siempre la proporcionalidad de dos a uno (de cada tres órganos creados, dos serán para el PSOE y uno para el Bloque). Se trata de organismos como las mesas de las comisiones parlamentarias o los de enlace entre el Parlamento y otras instituciones.