La Junta aprueba el reconocimiento de tres comunidades andaluzas en el exterior

Actualmente funcionan 354 asociaciones y federaciones en España y en el mundo

El Consejo de Gobierno ha concedido el rango de comunidades andaluzas asentadas en el exterior a las siguientes entidades que así lo habían solicitado: Centro de Estudios Rocieros y Cultura Andaluza en Cataluña, de Sant Adriá del Besós (Barcelona); Centro Cultural Andaluz de Chile, de Viña del Mar y Valparaíso (Chile), y Peña Cultural Flamenca Andaluza ‘Rubito Hijo’, de La Vall d’Uxó (Castellón).

Con esta decisión, son ya 354 las asociaciones y federaciones reconocidas como comunidades andaluzas en el exterior. De ellas, 290 se localizan en España, sobre todo en Cataluña, Comunidad Valenciana y Madrid. El resto se distribuye entre América (36 comunidades), Europa (27) e incluso Oceanía, donde funciona una en la ciudad australiana de Fitzroy (Melbourne).

La Ley del Estatuto de los Andaluces en el Mundo establece como principal requisito para el reconocimiento oficial de una comunidad andaluza la condición de que haya estado funcionando durante al menos dos años antes de realizar la solicitud.

Actualmente, más de 1,7 millones de andaluces residen fuera de la región. Esta población oriunda se distribuye entre 1,53 millones en España y 182.928 en el extranjero. Las comunidades autónomas con mayor presencia andaluza son Cataluña (678.502) y Madrid (267.504). Entre los países, destacan Argentina (38.036), Francia (32.711) y Alemania (26.133).

Con el fin de garantizar los derechos de los oriundos en igualdad de condiciones con los residentes en la región, la Junta de Andalucía desarrolla desde el pasado año el primer Plan Integral para los Andaluces y Andaluzas en el Mundo, dotado con 64,5 millones de euros hasta 2012. Esta iniciativa recoge 193 medidas dirigidas a asegurar la atención, asistencia y protección del colectivo; promover su retorno a la comunidad autónoma; impulsar el movimiento asociativo; apoyar la labor de promoción de la identidad que desarrollan las asociaciones en el exterior, y atender el nuevo grupo emergente de andaluces que buscan mejorar su formación universitaria o realizar actividades emprendedoras en los países de destino.