La Coordinadora Europea de Asociaciones de Emigrantes critica el cálculo de las pensiones

Esperan que la Dirección General de Emigración ponga de su parte para solucionar el conflicto

En sus conclusiones destacaron que en muchos casos las pensiones se conceden pero están mal calculadas.
La Coordinadora Europea de Asociaciones de Emigrantes Españoles, tanto residentes en Europa como retornados en España, se reunió los días 10 y 11 de marzo en Madrid para abordar la problemática del actual sistema para el cálculo de la cuantía de las pensiones por jubilación para los emigrantes que trabajaron en el viejo continente. El acto fue clausurado por Rosa Rodríguez, subdirectora de la Dirección General de Emigración, de la que los asistentes se llevaron una “buena impresión”.
Actualmente, cada estado miembro de la UE regula las pensiones y demás prestaciones sociales con requisitos, condiciones y cuantías diferentes bajo la normativa del Derecho Comunitario Social. Para algunos de los asistentes a este seminario de retornados y residentes tanto en Francia, Holanda y Alemania, el INSS en muchas ocasiones no aplica bien ni la ley española ni la regulación comunitaria. “Se dan injusticias tanto con los retornados como con los residentes”.
Durante el seminario, las asociaciones allí reunidas abordaron el tema para ayudar a los emigrantes a solicitar la revisión de sus pensiones que consideran “concedidas pero mal calculadas, sin los años de bonificación y con la base reguladora injusta”. Abogaron también por la consecución de “la pensión debida y el pago de los atrasos con efecto retroactivo desde el principio”.
Con respecto a la normativa europea, la base reguladora existente en España era lo cotizado en los quince años anteriores en dicho país. De esta forma, al estar los emigrantes en el extranjero, no se aplicaban las cotizaciones reales cubiertas en el estado comunitario, sino que toman como base la cuantía española de antes de su salida al extranjero.
Esta situación fue llevada a los tribunales y bajo la normativa de la Comunidad Europea 1408/71, la Seguridad Social española incluyó en la normativa que se tendrían en cuenta las cotizaciones anteriores con revalorizaciones posteriores.
Tras quejas y demandas en tribunales españoles, el tribunal comunitario decidió que se tomaban en cuentan las cotizaciones anteriores al momento en el que los españoles habían emigrado pero como si el trabajador no hubiese emigrado y hubiese seguido cotizando en España hasta que emigró.
“Los jueces españoles que presentaron la cuestión prejudicial ante el tribunal comunitario de Luxemburgo debían haber preguntado a éste &#145¿cómo se come esto de como si hubiera seguido trabajando en España&#146?”, manifestaron los asistentes al seminario.
“Un peón que el año 60 emigró y que ganaba una base reguladora de 2.000 pesetas cuando se jubiló en el año 2000 podría haber tenido una base reguladora de 2.000 euros y por otro lado no se sabe si este que era obrero en 1960, después cuando se jubiló en el 2000, 2002, era maestro de obras, por lo que debían de haber preguntado los jueces españoles cómo se come y cómo se aplica esto”, añadieron.
Tras este confuso marco, España aplica como base promedio la media aritmética de los últimos 15 años del trabajador en nuestro país entre las bases mínimas y máximas.
“Ésto no está mal pero no está del todo claro”, dijeron. “Se aplica con efecto a la revisión de la pensión por jubilación, por lo que los españoles emigrantes luchan por conseguir los atrasos”.
El cobro de dichos atrasos se hace efectivo solamente con respecto a los cinco años anteriores al que se pidió la revisión.
Por ejemplo, es paradigmático el caso planteado por Rojas, en el que &#145Isidro&#146, cuya pensión en estas condiciones era de 5 euros en 1996 ha pasado en 2004 a 340 euros y de atrasos ya ha cobrado 20.571 euros.
Estos colectivos solicitan que se solucionen todos los atrasos de las pensiones de jubilación pero sin tener que acudir a los tribunales, sino que se realice de un modo jurisdiccional, “tampoco políticamente, ya que en los últimos años nos hemos dado cuenta de que las cosas sólo funcionan a través de la manera jurisdiccional y por la política no se hace nada”. Además, reclaman que los atrasos no se hagan efectivos en cuanto a los cinco años anteriores a la revisión de la solicitud, sino desde el momento en que ésta fue solicitada.
Por otro lado, todos los representantes de las asociaciones han destacado su labor de asesoramiento para emigrantes retornados que buscan “cobrar de una manera justa” su pensión de jubilación a través de la revisión, e instan también a que éstos acudan a ellas.
“Somos asociaciones a las que se puede acudir, donde informamos y les llevamos el caso sin que sea oneroso porque son asociaciones sin ánimo de lucro para que el emigrante no tenga ningún derecho vulnerado”.
“La ley española y la ley comunitaria hacen complicada la resolución de las pensiones por jubilación para los que emigraron a países que ahora forman parte de la Unión Europea”. Por su parte, Rosa Rodríguez clausuró el sábado el acto en el madrileño hotel Florida Norte, en el que según los asistentes, manifestó su deseo de colaborar a la solución del no cobro de estos atrasos, así como en el fomento de nuevas políticas y trabajo a favor del colectivo emigrante, y en especial en lo tocante a temas de carácter o temática social.
Rodríguez manifestó a los reunidos su deseo también de multiplicar este tipo de seminarios en conexión con diversas universidades.