La apertura de la Puerta Santa inaugura oficialmente el Año Xacobeo, que traerá 10 millones de visitantes

El presidente de la Xunta actuó como delegado regio en un acto presidido por el arzobispo Julián Barrio

Monseñor Barrio y Feijóo entran en la Catedral tras derribar la Puerta Santa.

El arzobispo compostelano fue el primero en cruzar la entrada sagrada, seguido de cerca por un nutrido grupo de religiosos. El presidente de la Xunta, en calidad de delegado regio, encabezó la comitiva oficial, en la que figuraban también el ministro de Fomento, José Blanco, y los representantes de los Gobiernos locales y autonómicos.

Una vez en el interior de la Catedral, Julián Barrio leyó una homilía en la que destacó que el Año Santo “es un signo de esperanza en la sociedad actual” que funcionará como “un faro de luz para el hombre actual sumergido en una profunda crisis moral, cultural y social”. Monseñor Barrio también hizo alusión en la eucaristía a la “urgencia” de iluminar con la fe las cuestiones que conciernen al presente y al futuro de la sociedad para “mantenerse vigilantes frente a los ídolos que llevan al desaliento y a la muerte”.

Durante el acto previo al rito de apertura -y coincidiendo con el repique de más de mil campanas de las iglesias de la diócesis- la comitiva eclesiástica se encaminó hacia la emblemática plaza de la Quintana, donde el nuncio del Papa en España, Renzo Frattini, leyó una misiva que el propio Benedicto XVI envió con motivo de la llegada del nuevo Año Santo. El Papa quiso expresar su cercanía “con los peregrinos que llegan y siguen llegando a Santiago”, al tiempo que les invitó a que “hagan acopio de las sugestivas experiencias de fe, caridad y fraternidad que encuentren en su andadura”. Asimismo, el Papa destacó el papel que el Camino cumple en el panorama europeo, refiriéndose a la capital gallega como “una meta eminente de peregrinos” a la que arriban “gentes de las más diversas regiones de Europa para renovar y fortalecer su fe”. Antes de la ceremonia de apertura de la Puerta Santa, seguida por unas mil personas en la plaza de la Quintana que desafiaron al frío, el delegado regio y presidente de la Xunta, Feijóo, hizo una revista de tropas bajo una intensa lluvia y presidió la comitiva civil que se dirigió desde la plaza del Obradoiro a la de A Quintana. En los actos, junto a Feijóo, participaron también, entre otros, los ex presidentes Fraga y Albor.

El propio Feijóo y algunos de los conselleiros de la Xunta, así como otros miembros de la comitiva oficial, protagonizaron una de las anécdotas de la jornada, junto con la lluvia y la música de Ennio Moricone para la película ‘La Misión’, al recoger y llevarse consigo algunas de las piedras del muro derribado en la Puerta Santa.

La Puerta Santa de la Catedral compostelana, donada por la Cámara de Comercio de la ciudad e inaugurada en el Año Santo 2004, está realizada por el escultor gallego Suso León. En la puerta, fundida en bronce, se muestra la figura de Jesús, peregrinos y escenas de la vida del Apóstol.

Feijóo pide amparo al Apóstol en la ofrenda de la Traslación

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, apartó la palabra crisis de su discurso para ensalzar la unidad durante su intervención como delegado regio en la ofrenda al Apóstol Santiago para conmemorar la ceremonia de la Traslación de sus restos.

Feijóo invocó al patrón de Galicia para que interceda de modo que los gallegos, habitantes de un “país acogedor y abierto al mundo”, no caigan en el “desasosiego” y vean “en la unidad la garantía de su fuerza”, un esquema que enfatizó aludiendo a que el santo patrón había servido para que los gallegos de lugares apartados se sintieran “parte de un mismo pueblo”. El presidente de la Xunta insistió varias veces durante su intervención en que la unión hace la fuerza. De esa manera, dirigiéndose al Apóstol, recordó: “Ni tu casa es imaginable rota en pedazos diferentes, ni tu tierra se concibe sin la unidad de sus hombres y mujeres”.

Feijóo no se limitó a referirse a Galicia, sino que extendió el concepto de unidad al Estado, en este caso matizada por el adjetivo solidaria, y a la Unión Europea.

Tampoco el arzobispo de Santiago, Julián Barrio, aludió este año en su homilía en la crisis, sino que optó en su réplica a la ofrenda del delegado regio por ahondar en denunciar el “empeño enfermizo” actual de “eliminar a Dios” del horizonte humano con el “reclamo del progreso y de la ilusión por absolutizar la autonomía y libertad humana”.

La Berenguela, centro de un espectáculo multimedia de luz y fuegos artificiales

La Consellería de Cultura e Turismo, a través de la S. A. de Xestión do Plan Xacobeo, y el Ayuntamiento de Santiago presentaron el 31 de diciembre un espectáculo multimedia de fuegos de artificio y luz que sirvió para marcar el inicio de la celebración del Año Santo 2010. El montaje, de 8 minutos de duración fue diseñado por las empresas especializadas en grandes eventos piromusicales Visual Producciones Multimedia y Ricardo Caballer, encargada también de los fuegos de fin de año de Sidney (Australia) y Río de Janeiro (Brasil). El espectáculo se centró en las plazas de A Quintana y Platerías y consistió en la decoración sobre la Torre de la Berenguela de imágenes relacionadas con el Xacobeo 2010 y el inicio de la cita jubilar mediante proyectores de alta potencia y de un láser que permitió rotular textos y logotipos. Por otro lado, dos grandes trazadores iluminaron el cielo mientras fuegos de artificio visibles desde toda la ciudad señalaron el comienzo de la celebración del Año Santo. Durante los 8 minutos del espectáculo, se sucedieron 890 unidades de disparos -más de 100 por minuto-, todo controlado digitalmente. Por primera vez, la S. A. de Xestión do Plan Xacobeo hizo posible que este año las campanadas de la compostelana Plaza de la Quintana fuesen retransmitidas por televisión a toda España con motivo del Año Xacobeo 2010. A continuación, se celebró un baile de fin de año con la actuación de la Orquesta Panorama en la Plaza del Obradoiro. Fue la primera de la gira Xacobeo/Panorama, que pasará por más de 220 ayuntamientos de Galicia a lo largo de 2010.