La Administración subvencionará el 25% del gasto en vivienda de los retornados

El nuevo Plan de Vivienda tendrá un presupuesto de 600 millones, beneficiará a 50.000 familias y generará 40.000 empleos

Feijjóo avanza entre los periodistas para dar inicio a la rueda de prensa posterior al Consello de la Xunta.

El Plan generará 40.000 puestos de trabajo y logrará poner en circulación cerca de 3.000 millones de euros de modo indirecto, incluyendo las ayudas directas de la Xunta y el Ministerio de Vivenda y las aportaciones de promotores y particulares, según afirmó el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, en la rueda de prensa posterior al Consello.

La iniciativa viene a complementar la nueva política de vivienda puesta en marcha por el Ejecutivo y manifestada ya a través de la rebaja fiscal del 50% de los dos impuestos autonómicos que gravan la adquisición de vivienda: el de transmisiones patrimoniales y el de actos jurídicos documentados, según señaló Feijóo. El mandatario remarcó que las metas prioritarias de la nueva inversión son “subvencionar en parte a los demandantes de vivienda y reactivar el sector de la construcción, uno de los más afectados por la crisis”.

Esta ayuda beneficiará de modo directo a 50.000 familias en los próximos años y supondrá “un incremento del número de actuaciones en materia de vivienda del 56% con respeto al plan anterior”, pasándose de 33.000 a más de 50.000. Con todas estas cifras, el Gobierno autonómico prevé un importante avance en el sector, aguardando lograr la promoción de 13.780 viviendas protegidas de nuevaconstrucción, que se dividen entre 9.000 para la venta y casi 4.000 en alquiler.

Otra de las novedades del plan son las ayudas para la adquisición de más de 1.000 viviendas vacías y construidas, a las que podrán acogerse los promotores que las tengan, siempre que haya transcurrido un año desde su finalización. Estas ayudas, que buscan reducir el ‘stock’ actual de viviendas vacías, se complementarán con “actuaciones en alquiler, con mász de 3.200 ayudas, y con más de 29.000 actuaciones en rehabilitación”.

La policía autonómica se implica en la lucha contra el furtivismo
Feijóo resaltó también la aprobación por el Consello de la Xunta de un plan de coordinación para la lucha contra el furtivismo en la pesca y en el marisqueo en las rías gallegas, que estará operativo en todas la costa de la Comunidad en julio. Se trata, explicó, de un programa que pretende “concienciar” y actuar contra aquellos “que no cumplen las leyes y están poniendo en riesgo los empleos de los mariscadores, que sí cumplen con la veda, con las capturas y con los tamaños”. El plan entró ya en funcionamiento en la zona de la Costa da Morte y el área de A Coruña (entre Ferrol y Caión), para posteriormente llegar a las costas de Celeiro, Ribeira y Vigo. Entre las principales novedades de este plan, Feijóo resaltó que el plan “recupera” la implicación de la Policía autonómica y de las cofradías.

Más medios antiincendios para un verano de máxima alerta
Por otra parte, el jefe del Gobierno gallego resaltó la aprobación por parte del Consello del plan de lucha contra los incendios forestales de 2009, el denominado Pladiga, diseñado “con la máxima ambición posible” para un verano que se presenta “extremadamente difícil”. Feijóo remarcó que el Pladiga tiene como criterios organizativos “priorizar la actuación en los núcleos de población y en aquellos espacios protegidos integrados en la red gallega de espacios naturales”.

Feijóo dijo que va a ser “un verano de alerta máxima” y que los objetivos de la Xunta son “que la mayoría de los fuegos no pasen de ser conatos, es decir, que no superen una hectárea, que los incendios mayores de 25 hectáreas no superen el 2% del total y disminuir la superficie afectada en un 20% respecto al promedio de los últimos diez años”.

El plan supone un refuerzo de los medios y efectivos respecto a 2008, incrementando en 19 las parroquias con especial vigilancia (hasta llegar a 341), en 38 las brigadas de refuerzo (con lo que se contrata a 250 trabajadores más) y en 30 los vigilantes fijos en la provincia de A Coruña; y abriendo una nueva base de helicópteros en la comarca de Valdeorras.