Junta y Gobierno destinarán 300 millones anuales al Plan de Convergencia 2010-2012

Gracias a un acuerdo al más alto nivel entre Herrera y Zapatero

Juan Vicente Herrera hizo el anuncio acompañado de Pilar del Olmo.

La decisión, por la que en total ambas administraciones destinarán 900 millones de euros, 450 millones cada una, a este plan cuyo objetivo es la corrección de desequilibrios territoriales y que, en una primera fase, se desarrollará en los ejercicios de 2010 a 2012, se tomó "al más alto nivel", entre Herrera y el propio presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

El presidente de la Junta hizo hincapié en que la cantidad que se recibirá del Gobierno procederá de "recursos adicionales a los que el Estado viene invirtiendo en la Comunidad". Herrera explicó que la puesta en marcha de este "instrumento" se trata de una "vieja" cuestión "importante" y preexistente a la negociación del nuevo modelo de financiación autonómica, que supone el desarrollo de la disposición adicional segunda del Estatuto de Autonomía y se convertirá en una realidad de forma "inmediata".

En este sentido, Herrera se mostró convencido de que el acuerdo estará suscrito de manera “simultánea y paralela” a la Comisión Mixta que en los próximos meses concretará el nuevo modelo de financiación para Castilla y León. De hecho, según avanzó y en función de los compromisos adquiridos, el 20 de julio se celebra una primera reunión de trabajo en la que participarán el secretario de Estado de Cooperación Territorial del Gobierno central, Gaspar Zarrías, y el consejero de la Presidencia, José Antonio de Santiago-Juárez, en un acto en el que Castilla y León asumirá la presidencia de la Comisión bilateral de relación entre ambas administraciones, en la que se “sentarán las bases del inicio del trabajo” que llevará “rápidamente” a concretar ese plan.

Finalmente, el presidente autonómico, Juan Vicente Herrera, tras hacer público el acuerdo económico que pondrá en marcha este plan, resaltó que “Castilla y León es una comunidad que no alza la voz con estridencia, pero que insiste, trabaja y plantea alternativas en una negociación y que no olvida compromisos”.

Ahora, las dos partes deberán “ponerse de acuerdo» en la elaboración de este plan destinado a las zonas que “necesitan converger", de modo que los cerca de 300 millones anuales en los próximos tres ejercicios sirvan para “corregir" desequilibrios, por lo que “no tiene nada que ver» con el reparto “extraordinario» para la promoción del empleo realizado este año de los 125 millones reservados al Plan de Convergencia.