Jornada de convivencia del Centro Balear de Cuba en Cienfuegos

Se repartieron medicamentos a una familia necesitada

Mujeres baleares de Cienfuegos.

El 19 de agosto, día veraniego de intenso calor, no impidió que la gran familia cubano balear en el órgano de base de la ciudad cienfueguera del Centro Balear de Cuba, se trasladaran en una hermosa travesía por mar, hasta el histórico castillo de Jagua, poblado de pescadores, donde viven varias familias descendientes de baleares, después de caminar por trillos por el accidentado lugar.

 

Gladys Esther Escandell Lima, activista del órgano de base de Cienfuegos explicó que una calurosa bienvenida se brindó al llegar la directiva del órgano de base a una de las numerosas casas visitadas, se dieron las orientaciones emanadas delcentro balear de Cuba. Relata que el periódico Baleares Exterior llegó a ese apartado lugar, se sintieron muy contentos y emocionados, al verse atendidos y actualizados en las noticias que emanan del Govern balear.

También se comprometieron a hacer sus esfuerzos para los que teniendo derecho todavía no son asociados, para crecer dentro de la asociación. Gliceria Bosch, en nombre de la asociación, les hizo entrega de varios medicamentos para los diabéticos, personas con problemas del corazón, también jeringuillas desechables. Se sintieron muy agradecidos por ese gesto solidario, pues la mayoría son personas mayores, algunas con problemas y dolencias.

En el mes de octubre se efectuará una reunión nacional en la cual se darán  orientaciones generales y posteriormente en los órganos de base.

Como muestra de familiaridad y amistad se llevó a efecto un intercambio de regalos entre los asociados, se tomaron varias fotos de los lugares históricos y legendarios del lugar,  como recuerdo de ese día. Llegado el mediodía, almorzaron en un modesto hotelito de la localidad, frente al mar, rodeado de botecitos, que muchos de ellos constituyen el medio de vida de esas familias, mayormente de pescadores. Mirando hacia el frente el lindo hotel de ‘Pasacaballos’, visitado por cientos de turistas, que constituye una de las bellezas del entorno.

En horas de la tarde el grupo visitante tomó el barco de regreso a la ciudad de cienfuegos con la satisfacción del deber cumplido, prometiendo una tercera visita para disfrutar de un día de sol y playa en las arenas de Cayo Carenas, donde les esperará nuevamente la gran familia balear de la perla sureña.