Jaime Mayor Oreja lee el Pregón de la Semana Santa Zamorana en Vigo

En el 51º aniversario de este acto organizado por la Casa de Zamora en Vigo

Un momento de la lectura del Pregón por Jaime Mayor Oreja.
Jaime Mayor Oreja en la recepción en el Centro Cultural Novacaixagalicia.

En el acto, conducido por el presidente de la Casa de Zamora, Emilio Clavo, intervinieron numerosas personalidades como el vicepresidente de la Diputación de Pontevedra, José María Figueroa, el alcalde de Vigo, Abel Caballero, la alcaldesa de Zamora, Rosa Valdeón o el presidente de la Junta pro Semana Santa en Vigo, José Francisco González.
En esta ocasión, la lectura del pregón corrió a cargo de Jaime Mayor Oreja, que aunque vasco de nacimiento, participa siempre de la Semana Santa Zamorana, una de las más importantes de España, declarada fiesta de interés turístico internacional en los años 80. Ante un auditorio abarrotado, Jaime Mayor Oreja alertó de la “crisis de valores”, una “crisis más profunda y globa” que la económica y promovida por “una cultura dominante basada en la defensa de la nada, en los antivalores”. Ante esta situación, Mayor Oreja apostó por recuperar “la verdad” en todos los aspectos de la vida de las personas como un requisito imprescindible “de lo que debe ser un proyecto de regeneración moral y de reafirmación de valores”, tales como la familia, la persona, la educación, el compromiso, el esfuerzo, la capacidad de sacrificio o la austeridad, desgranó.
Por su parte, José Mª Figueroa, vicepresidente de la Diputación de Pontevedra, quiso agradecer, en su intervención, a Emilio Clavo la intensa actividad que desarrolla en representación de los zamoranos que residen en Vigo y que contribuye a potenciar la unidad entre ambos pueblos. Además, Rafael Louzán, al igual que todos los participantes, destacó que se trata de unos días que sirven para poder apreciar el arte del recogimiento, del trabajo, de la disciplina y de la entrega de una ciudad que sale entera a las calles y que se vuelca con una tradición milenaria.
La Casa de Zamora y la Diputación invitaron a todos a disfrutar de los pasos de la Santísima Virgen de la Soledad,  de la Hermandad Penitencial del Santísimo Cristo del Espíritu Santo o de las Damas de la Esperanza, que seguro no dejan indiferente a nadie.  Y es que el silencio, el fervor de los fieles y de aquellos que simplemente aprecian la procesión, es tan intenso que es necesario vivirlo, para poder entenderlo.