Herrera destaca la austeridad, no subir los impuestos y priorizar el gasto, como pilares para salir de la crisis

El presidente de la Junta entregó los Premios Cecale en un acto en el que apostó por la formación, la innovación y la apertura al exterior

Juan Vicente Herrera durante la entrega de los Premios Cecale de Oro 2009.

“No subir los impuestos y no recargar la presión impositiva”, reforzar el “principio de austeridad” y contener el gasto, además de “afinar” mediante el “consenso y el acuerdo máximo las prioridades del gasto público” son los pilares sobre los que el gobierno de Castilla y León quiere desarrollar la lucha contra la crisis.  Así lo aseguró en León el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, durante el acto de entrega de los premios Cecale de Oro a los empresarios destacados en las nueve provincias de la comunidad.
Herrera apostó por este consenso y presumió de la cultura del entendimiento generada en los últimos años en el diálogo social de la comunidad, destacó el papel del empresariado de la Comunidad y reitero el “claro compromiso de la Junta” para seguir apoyando a los empresarios como «protagonistas de la capacidad de crear riqueza y empleo para salir de la crisis».
Herrera realizó un reconocimiento a  la trayectoria del empresariado castellano y leonés en los últimos 30 años, lo que ha provocado una gran transformación y modernización en el conjunto de la Comunidad, y especialmente la de todos los empresarios premiados: Daniel Collado Jiménez, de Limabu Limpiezas Abulenses, Jaime y Fernando Andrés López, de Grupo Ureta Automóviles, Lorenzo García Blanco, Anuska Puertas Azkue, de Conservas El Cano, Francisco Maestre Mesonero, de Grupo Unipolar, Alberto López Duque, Eugenio Latorre Egido, Jesús Yllera González y José Ramón Jiménez Iglesias. «Sólo con vosotros seremos capaces de salir de esta crisis y por eso siempre tendréis el respaldo de la Junta”, afirmó.
Ley de Cajas
Finalmente, Herrera apostó por alcanzar el “mayor consenso posible” en la reestructuración del sistema financiero de la Comunidad para que sea “operativo”. De esta forma, se comprometió a estar “muy cerquita del Gobierno” en el proceso de revisión de la Ley orgánica de Cajas que deberá apostar por «una mayor profesionalización», así como por el establecimiento de marcos «exigentes» de incompatibilidades «económicas y políticas» de los órganos de gestión de las entidades.