España podrá disponer de casi 2.000 millones de euros en dos años para la lucha contra el paro juvenil

Mariano Rajoy se muestra satisfecho por los resultados conseguidos en el Consejo Europeo

Mariano Rajoy (derecha) charla con los presidentes de Italia, Enrico Letta (1º izq.), y Francia, Françoise Hollande (de frente), en la reunión del Consejo Europeo.

Rajoy manifestó que España, desde el principio, insistió en que este Consejo tomara decisiones “con impacto real en tres cuestiones fundamentales: el desempleo, especialmente el de nuestros jóvenes, la financiación de pymes y en tercer lugar la unión bancaria”.
En este sentido, se mostró satisfecho porque vio “voluntad de avanzar en el proceso de integración europea: unión bancaria, fiscal, económica y política” y porque uno de los resultados del Consejo es el consenso sobre la necesidad de revitalizar el crédito a pymes. Así, las propuestas realizadas por España para que el Banco Europeo de Inversiones (BEI) aumentara su compromiso se vieron reflejadas en las conclusiones.
En relación con el empleo juvenil, Rajoy explicó que el Consejo había adoptado medidas concretas: los 6.000 millones de euros dedicados a la iniciativa de empleo joven se desembolsarán en los años 2014 y 2015, a propuesta del Gobierno y supone disponer de casi 2.000 millones en dos años. También se decidió, como novedad, que los fondos del marco financiero plurianual que no se utilicen entre 2014 y 2017 se destinen a la lucha contra el desempleo juvenil y ello supondría unos 2.000 millones adicionales.
Un objetivo capital
Estas medidas reflejan, en opinión del presidente, que Europa considera que la lucha contra el desempleo joven es un “objetivo capital de la unión” y así está recogido en las conclusiones.
Preguntado por la evolución de las perspectivas económicas, el jefe del Ejecutivo aseguró que hay indicadores positivos, pero señaló que “hasta que no haya crecimiento económico y creación de empleo no podemos parar”. No obstante, subrayó que el año 2014 “será un año de claro crecimiento económico y 2015 también. A partir de ahí, espero que entremos en una etapa de crecimiento sostenible y estable de la economía”.
Una semana después, Mariano Rajoy se ratificó en Berlín en que el gran reto de Europa es crecer para que se cree empleo y expuso, en la cumbre sobre el empleo convocada por la canciller Angela Merkel en la que también participaban 18 jefes de Estado y de Gobierno, sus propuestas para reducir el desempleo juvenil. En la capital alemana, la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, celebró el acuerdo del Consejo Europeo de adelantar a los años 2014 y 2015 el fondo de 6.000 millones de euros que financia la Iniciativa de Empleo Juvenil.
“Hemos ganado la primera batalla, que es incorporar en la agenda europea la lucha contra el desempleo juvenil. Ahora toca seguir trabajando uno por uno para conseguir que las oportunidades lleguen a todas las personas”, afirmó la ministra. Además, Alemania y España firmaron un acuerdo para la financiación de pymes españolas por 1.600 millones de euros, según acordaron el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, y el de Economía, Philipp Rösler, y sus colegas españoles de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, y de Industria, José Manuel Soria.
Nuevas leyes
Siguiendo con medidas de carácter económico, el Consejo de Ministros del 28 de junio aprobó la ley de emprendedores y su internacionalización entre cuyas medidas destaca el nuevo régimen de IVA con criterio de caja que se aplicará a partir del 1 de enero para las pymes con facturación inferior a 2 millones de euros.
Además, se aprobó el techo de gasto acompañado de varias medidas fiscales como la subida del impuesto del tabaco y el alcohol y la eliminación de deducciones para grandes empresas. Con ello el Ejecutivo espera recaudar unos 1.000 millones en lo que queda de año y más de 4.800 millones anuales a partir de 2014.
Siete días después, el Gobierno dio luz verde al proyecto de Ley de Garantía de Unidad de Mercado dirigido a asegurar la libre circulación de bienes y servicios por todo el territorio nacional e inspirado en el principio de licencia única y legislación de origen. El Ejecutivo prevé que la aprobación de esta ley conllevará un aumento del PIB del 1,52% en sus primeros diez años de vigencia, lo que supone un incremento anual del 0,15%, equivalente a 1.500 millones de euros al año.