El Supremo desestima un recurso de Castilla-La Mancha contra un desembalse del Tajo al Segura

El Gobierno murciano muestra su satisfacción

El Tribunal Supremo dio la razón al Gobierno murciano y al Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura ante los recursos que interpone el Gobierno socialista de Castilla-La Mancha contra los envíos de agua del Tajo con destino a la cuenca del Segura, informó el Ejecutivo murciano.

 

La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo desestimó el pasado día 10 de febrero el recurso interpuesto por el Ejecutivo presidido por José María Barreda contra el acuerdo del Consejo de Ministros del 2 de febrero de 2007 por el que se autorizó un desembalse de 22 hectómetros cúbicos (11 para abastecimiento y 11 para regadío).

 

La portavoz del Ejecutivo murciano, María Pedro Reverte, informó durante una visita al municipio de Blanca del contenido de la sentencia del Supremo, que fue notificada a la Comunidad Autónoma.

 

Sentencia demoledora

 

Reverte calificó la sentencia, no recurrible, de “demoledora”, ya que señala literalmente que el recurso del Gobierno de Castilla-La Mancha “está inspirado en razones exclusivamente políticas, como las que han movido a la Administración autonómica recurrente a recurrir sistemáticamente todas las decisiones de trasvase para riego acordadas desde hace unos años, sin entender que esas razones deberían quedar al margen de los tribunales”.

 

“El tiempo, una vez más, nos da la razón. La Constitución, los tribunales de Justicia y el sentido común dan la razón a la Región de Murcia, que sencillamente defiende que el agua es de todos los españoles”, defendió la portavoz del Ejecutivo murciano, que agregó que “ojalá Zapatero defendiera el Tajo-Segura como lo hace el Tribunal Supremo”.

 

Reverte destacó que el Gobierno de Castilla-La Mancha “ha perdido todos los recursos que ha interpuesto desde 2005 ante el Tribunal Supremo contra trasvases a la cuenca del Segura”. “Hay tantas sentencias en su contra como recursos han presentado por este motivo”, apostilló.

 

La consejera explicó que todos los trasvases aprobados “respetan escrupulosamente la Ley, puesto que la cantidad mínima de agua en los embalses de cabecera se ha garantizado en todo momento”.

 

Maniobra de distracción

 

A juicio de Reverte, el Gobierno presidido por José María Barreda “recurre a estas maniobras para desviar la atención sobre los problemas reales de sus ciudadanos, que no tienen nada que ver con el Tajo-Segura”.

 

“Es el recurso al pataleo, una actitud a la desesperada, y otro de sus mecanismos para confundir a la opinión pública sobre el uso del agua en la Región de Murcia”, agregó.

 

La portavoz murciana lamentó que el Gobierno de Castilla-La Mancha siga “obcecado” por este camino, “que sólo le sirve para cosechar fracasos”. En este sentido, recordó que hace menos de dos semanas el Gobierno de Barreda se “ufanaba” de que se les hubiera admitido a trámite el recurso contra otro trasvase de 69,4 hectómetros cúbicos, aprobado el 6 de noviembre de 2009 y que incluía 20 hm3 para las Tablas de Daimiel.

 

“Igual que el Ejecutivo castellano manchego se apresura a dar cuenta de las admisiones a trámite de sus recursos contra los trasvases al Segura, nos gustaría que también contaran a sus ciudadanos que nunca les dan la razón”, concluyó Reverte.