El Supremo anula el decreto que permite pasar de curso en Bachillerato con cuatro suspensos

Afirma que iba en contra de la ley que aprobó el Gobierno en 2006

El Supremo señala que esta disposición iría en contra de la Ley Orgánica de Educación que aprobó el propio Ejecutivo socialista en el año 2006.
La Sección Cuarta de la Sala Tercera del Tribunal Supremo anuló el artículo del decreto que establecía como novedad que los alumnos de primero de Bachillerato que no promocionasen a segundo curso por tener tres o cuatro materias suspensas, podían optar por repetir el curso en su totalidad o por matricularse en dichas asignaturas pendientes y ampliar dicha matrícula con dos o tres materias de segundo curso. Ahora, sólo podrán pasar de curso con un máximo de dos asignaturas suspensas.
La ministra de Educación, Mercedes Cabrera, cuando se conoció la sentencia del Alto Tribunal, defendió que el decreto tenía el objetivo de equiparar la situación de los estudiantes de Bachillerato con la de los que optan por la Formación Profesional, así como aproximarlos a la que se encontrarán en la Universidad; todo en el sentido de ofrecerles más flexibilidad a la hora de poder compaginar sus estudios con otras actividades.
Tras aclarar que no conocía aún el fallo a fondo, la ministra Mercedes Cabrera, indicó que estudiará la sentencia con el fin de estudiar si existe alguna posibilidad de “salvar” el principio de flexibilidad, así como el de estímulo de los alumnos para que no abandonen los estudios de Bachillerato.



Falta de medios personales y técnicos

Los promotores del recurso, la Federación Española de Religiosos de la Enseñanza, manifestaron su satisfacción por el fallo y subrayaron que para los centros eran inviable cumplir el decreto, que se iba a comenzar a aplicar el próximo curso, por falta de medios personales y técnicos. Además, recordó que en su momento ya alertó de las consecuencias negativas que esta medida iba a suponer en la organización de todos los centros de Bachillerato, públicos y privados, ya que excepto aquellos que tuviesen un gran tamaño, necesitarían duplicar espacios y grupos, ampliando profesorado, a fin de que los alumnos afectados pudieran tener horarios compatibles entre primer y segundo curso de las asignaturas matriculadas.
Señalan, además, que ahora el Ministerio debe clarificar si estos alumnos podrán cursar sólo las materias suspensas o deberán repetir todo el curso.