El Senado pide que el Gobierno exija a Venezuela que regularice el pago de pensiones a los españoles que trabajaron en el país

El PP cifra en 3.000 el número de nacionales afectados por esta situación

La Comisión ha aprobado -con catorce votos a favor y una abstención- una enmienda transaccional del PSOE a la moción que había presentado el PP en la que pedía al Ejecutivo que exigiera a Venezuela la «inmediata restitución» de las pensiones retenidas a este grupo de españoles desde hace aproximadamente un año, informó EFE.

El senador del PP Dionisio García Carnero ha cifrado en tres mil el número de españoles afectados por esta situación, que depende del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS).

García Carnero ha explicado que se encuentran en una situación «muy precaria», que, en su mayoría, dependen económicamente de sus familiares y que, en algunos casos, sobreviven gracias a la labor de las organizaciones sociales y de caridad.

Aunque se trata de una pensión de escasa cuantía -unos 300 euros- el senador del PP ha insistido en que para muchos de ellos es el «único recurso» de que disponen, puesto que se vieron obligados a dejar en Venezuela los bienes que poseían, y ha hecho hincapié de que, en cualquier caso, el pago de esta pensión es un derecho que devengaron con su trabajo en aquél país.
«El Gobierno debe actuar, no sólo en defensa de estos españoles, sino para exigir el cumplimiento de la ley», ha manifestado García Carnero, quien ha añadido que esta situación es «una muestra más de la carencia absoluta de seguridad jurídica y de respeto al Estado de Derecho» que se vive en Venezuela.

Ha recalcado que «exigir» no es «confrontar» y ha denunciado que el Ejecutivo mantiene una posición «hasta humillante» ante las «bravuconerías» y «amenazas» del presidente venezolano, Hugo Chávez.

El texto acordado por los grupos pide que el Ejecutivo continúe exigiendo al IVSS que «curse las peticiones que le remitan los españoles acreedores de una pensión adquirida en virtud de la legislación venezolana a la que tienen derecho», haciendo «especial énfasis en los casos en que haya sido objeto de queja».

Tanto el PP como el PSOE han reconocido que este asunto ha sido reclamado ya por el Ejecutivo ante las autoridades venezolanas, aunque García Carnero ha advertido de que si no hay resultados tras las vacaciones de Semana Santa, su grupo «volverá a la carga».

La senadora socialista Carmen Sanjurjo ha asegurado que, aunque efectivamente ha habido «problemas» en la regularización de esta situación, «se han puesto las bases para resolverlos», y ha añadido que el Ejecutivo «no sólo ha puesto interés», sino que, desde abril de 2009, «se ha puesto manos a la obra».

La moción ha contado con la única abstención del senador de la Entesa Joan Josep Nuet, quien la ha considerado «innecesaria» pues -citando datos que le había aportado la Embajada de Venezuela en Madrid- el número de afectados por esta situación se había reducido de los 3.000 que denuncia el PP a tan sólo 111.

García Carnero ha replicado a Nuet que, en una democracia, la interlocución en política exterior la lleva el Gobierno y le ha reprochado que, al referirse a un documento de la Embajada de Venezuela, se erigiera en portavoz del Ejecutivo de Hugo Chávez.