El secretario da Emigración firma un convenio con el Hogar Gallego de Domselaar para la atención de emigrantes mayores en situación de precariedad

Antonio Rodríguez Miranda compartió con los residentes en esta institución la primera jornada del viaje que le llevará también a Brasil y Uruguay

Con una de las residentes en el Hogar.
Antonio Rodríguez Miranda con directivos del Hogar Gallego de Domselaar.

El acuerdo, anual y dotado con 40.000 euros, refleja que “en Buenos Aires reside una amplísima colonia de gallegos y descendientes que están sufriendo una situación de crisis socio económica la cual genera un deterioro del nivel de vida de sus ciudadanos, que se está agravando en el sector de población de mayor edad debido a la falta real y operativa de mecanismos integrales de cobertura social y asistencia”.

En ejecución del convenio, el Hogar se compromete a proporcionar prestaciones de atención residencial a los ciudadanos gallegos ingresados, realizar actuaciones en prevención sanitaria y proporcionarles medicinas y otro material gerontológico en caso de necesidad, y facilitar toda la información que le sea requerida por la Administración autonómica. Asimismo, la entidad se compromete a dotar la residencia del equipamiento y personal especializado necesario para su correcto funcionamiento, prestar los servicios objeto del convenio en los términos establecidos en él y a informar periódicamente a la Secretaría Xeral da Emigración sobre los resultados sociales de esta iniciativa.

Institución singular

El Hogar Gallego para Ancianos de Domselaar se constituye como una entidad benéfica fundada en 1943,y con ‘Galleguidad’ reconocida en 1987. Asumió como una de sus actividades básicas la prestación de atención social a los emigrantes gallegos y a sus descendientes residentes en Argentina, en especial en la ciudad de Buenos Aires y municipios limítrofes, que se encuentren en situación de necesidad debido las circunstancias socio económicas en las que viven. El Hogar constituye uno de los centros gallegos de mayor importancia de Buenos Aires, tanto por el número de personas que acoge como por la importancia de los programas de todo tipo que realiza en favor de las personas de la tercera edad de origen gallego residentes en Buenos Aires.

Cuenta con una residencia de ancianos con una capacidad para cien personas en la que se acoge a emigrantes o descendientes, especialmente procedentes de Galicia. Más del 80% de los usuarios son gallegos. A día de hoy, esta institución está desarrollando una destacada e insustituible labor socio asistencial, con la que trata de hacer efectivo el avance de la calidad de vida de los ancianos pertenecientes a la colectividad gallega emigrante.

El fallecimiento en 1942 de un anciano gallego, natural de Ourense, a causa del frío y en la propia calle impulsó el ánimo de muchos paisanos para fundar esta institución. Vista la importancia y la labor de este centro, muy pronto se sumaron al proyecto importantes médicos, comerciantes, poetas y artistas de la época. Diversas entidades gallegas asentadas en Buenos Aires celebran actos y eventos benéficos con el fin de recaudar fondos para el centro, manteniendo vivo aquel espíritu de “buenos sentimientos de los hermanos gallegos” que consta en su acta fundacional. Celebran relevantes actos culturales y festividades que recuerdan las fiestas más tradicionales de la Galicia territorial, así como efemérides que permitan una estancia más agradable a los residentes. El Hogar fue galardonado con la Medalla de Galicia de Plata en 1994.