El representante del INAES en el Centro Gallego de Buenos Aires asegura que el Gobierno argentino «está poniendo todos los medios humanos para que esto funcione»

Según informó Carlos La Blunda la deuda de la entidad asciende a 12 millones de euros

El interventor expresó su optimismo respecto al futuro del hospital del Centro Gallego.

Así lo expresó ante la consulta de España Exterior luego de la reunión que mantuvo con el secretario xeral de Emigración de la Xunta de Galicia, Santiago Camba, y de la que también participó la presidenta del Centro Gallego de Buenos Aires, Marta Donsión.

La Blunda, quien asumió la cogestión del hospital acompañado de un equipo de asesores, médicos y arquitectos que tiene por objetivo realizar un diagnóstico integral de la situación financiera y edilicia del Centro Gallego, recalcó que para el Gobierno que preside Cristina Fernández de Kirchner la prioridad es que la centenaria institución “pueda continuar funcionando como una mutual que brinda a sus socios servicios de salud, cultura y promoción del idioma gallego” manteniendo al mismo tiempo todos los puestos de trabajo de las personas que se desempeñan en el hospital.

Gestión de la deuda, pagos a los empleados y mantener el empleo

Según explicó, el Centro Gallego tiene actualmente una deuda de 70 millones de pesos (alrededor de 12 millones de euros), monto que no tiene ninguna relación con el concurso de la Fundación Galicia Salud. “El problema se fue generando por la falta de liquidez, lo que provocó que los médicos y trabajadores realizaran distintas medidas de fuerza que a su vez  estimularon la disminución de ingresos”, aclaró.

Para paliar esta situación, señaló que desde el momento que asumió la cogestión del hospital, el INAES (entidad del Estado argentino que cumple la función de legislar, controlar y promover la economía social de las Cooperativas y Mutuales) ya ha derivado al Centro Gallego cerca de 4 millones de pesos, la gran mayoría para hacer frente al pago semanal del sueldo de médicos y trabajadores.

“Luego de una negociación que hemos tenido con el cuerpo médico, llegamos a un acuerdo para pagar todos los días viernes 1.500 pesos a cada persona con recursos propios del INAES y del Centro Gallego, y ellos se comprometieron a no realizar medidas de fuerza hasta el próximo 30 de septiembre”, apuntó La Blunda, quien estimó en cerca de 10 millones de pesos la deuda total por sueldos atrasados con médicos y trabajadores del hospital.

Además, resaltó que el Ministerio de Trabajo argentino también derivó hasta el momento seis millones de pesos, que sumados a la deuda de 35 millones de pesos que tiene el Centro Gallego con la AFIP, “suma un total de más de 45 millones de pesos puestos por el Estado nacional en la institución”.

Luego aclaró que de momento no está definido cómo va a devolver este dinero el Centro Gallego: “Ahora mismo no hay ningún convenio al respecto porque es una ayuda del mundo cooperativo mutual para una institución en crisis, como si fuera un tratamiento de urgencia. La intención del INAES es que si se el Centro Gallego se recupera lo devuelva, pero si no se recupera lo pierde”.

En ese sentido, resaltó que “la intervención que está haciendo el INAES forma parte de la política del Gobierno argentino de sostener el empleo en una institución muy importante en la que trabajan más de 1.200 personas entre médicos y empleados”.

La Blunda estimó que a fines de septiembre ya se podrá hacer un diagnóstico preciso “que nos permitirá saber la situación real del Centro Gallego, qué recursos hay que poner y en cuántos meses podemos recuperarlo”, aunque aclaró; “Lo que no vamos a hacer es poner dinero a fondo perdido hasta el infinito, pero por lo que voy viendo, la situación es viable”.

Asimismo, añadió que el plazo de diagnóstico puede ampliarse en caso de que sea necesario “porque el Gobierno argentino no está dispuesto a que se pierdan puestos de trabajo ya que es mucho más fácil y barato mantener a una entidad trabajando que dejarla caer y construir una nueva: es una cuestión de filosofía política en relación al empleo”.

La Blunda se mostró optimista sobre la recuperación del hospital, señalando que al momento de asumir la cogestión, de las 305 camas operativas sólo estaban ocupadas 62 y que al día de hoy esa cifra llega a 120, aunque admitió que para que el Centro Gallego no siga perdiendo dinero el número de camas ocupadas debería rondar las 180.

Por otra parte, señaló que además de colaborar con el pago de los sueldos, actualmente se encuentra trabajando en el hospital un grupo de arquitectos que están realizando un estudio completo del área de mantenimiento y que el INAES también se está vinculando con otras entidades mutuales para hacer convenios de colaboración con el Centro Gallego.

“Ahora estamos trabajando para solucionar el problema de los turnos, que es una de las quejas principales de los socios. En primer lugar nos estamos ocupando de los turnos para ecografías, y luego nos centraremos en otras áreas para ir resolviendo este problema”, comentó.

Hasta que los balances no estén auditados no se habilitará la asamblea para nombrar al nuevo presidente

Respecto a la suspensión dispuesta por el INAES en la última asamblea de representantes del Centro Gallego en la que se iba a promulgar la lista encabezada por Jorge Núñez, lo que causó la postergación de su asunción como presidente de la institución (prevista en un primer momento para el 6 de septiembre), explicó que tal medida se tomó porque la documentación contable que debía presentarse estaba incompleta. “Hasta que los balances no estén firmados por la empresa auditora no se habilitará la asamblea”, aseguró.

Por último, transmitió un mensaje de esperanza a los asociados: “Quiero agradecer a muchos socios que se han acercado para ofrecer su colaboración y decirles a los que dejaron de pagar las cuotas que se pongan al día, porque estoy absolutamente convencido que el hospital saldrá adelante. El Estado argentino está poniendo todos los medios humanos y naturales para que esto funcione porque a nosotros no sólo nos interesa preservar los puestos de trabajo, sino también lo que es la mística y la historia del Centro Gallego, que representa a una de las comunidades emigrantes más importantes de toda América Latina».