El Principado colabora con las autoridades europeas en el análisis de las repercusiones del Brexit para los asturianos y las empresas con intereses en el Reino Unido

Guillermo Martínez precisó que "nos preocupa cada una de las casi 130.000 personas que viven fuera de nuestras fronteras y no sólo las 2.750 censadas en Reino Unido”

El consejero Guillermo Martínez en la Junta General del Principado.

El consejero de Presidencia y Participación Ciudadana, Guillermo Martínez, aseguró el pasado 4 de mayo que el Gobierno del Principado colabora estrechamente con las autoridades europeas en el seguimiento y análisis de las repercusiones del Brexit para los asturianos que residen en Reino Unido y las empresas regionales con intereses comerciales en el país.

Según destacó en el pleno de la Junta General, la prioridad del Ejecutivo “es la defensa de los intereses del Principado, de los asturianos y de sus empresas, de manera coordinada con el resto de comunidades”. Para ello, la delegación española en el Comité de las Regiones (CDR) está reuniendo datos sobre el impacto que tendrá en cada territorio la decisión de Reino Unido de abandonar la Unión Europea con el propósito de articular una posición conjunta. 

El proceso de desconexión tiene amplias implicaciones para Asturias, dado que afectará a las exportaciones y a sectores como la industria, la pesca, el turismo, la agroalimentación o el educativo. Además, en el Reino Unido residen alrededor de 3.000 asturianos.

Martínez, que se ha referido también a las gestiones que se están llevando a cabo para apoyar a los emigrantes asturianos, explicó que desde la convocatoria del referéndum y su resultado se ha seguido la evolución del proceso a través de la Representación Permanente de España ante la UE, en Bruselas, y mediante la participación activa en los organismos y foros en los que está representada la comunidad.

Así, en el ámbito del Comité de las Regiones, el Gobierno de Asturias respaldó la declaración aprobada en la cumbre de Bratislava de julio de 2016 que se refería a la UE como el instrumento más adecuado para hacer frente a la estabilidad del crecimiento económico y garantía para impulsar la cohesión social. También suscribió la resolución de marzo de 2017 sobre la posición y las repercusiones del brexit para los gobiernos locales y regionales.

Desde la Comisión Arco Atlántico, y en coordinación con la Conferencia Europea de Regiones Periféricas y Marítimas, Asturias tomó parte en un grupo de trabajo que analizó la incidencia del proceso de desconexión en el sector pesquero y los corredores marítimos. Asimismo, en la reunión de la Conferencia para Asuntos relacionados con la Unión Europea (Carue) celebrada el pasado febrero el Principado reclamó al Gobierno de España la participación de las comunidades autónomas en el análisis de la política de cohesión europea tras la salida del Reino Unido y sus consecuencias en la distribución y cálculo de las ayudas comunitarias.

El Principado ha defendido siempre que el acuerdo de retirada debe incluir las medidas necesarias para proteger los derechos adquiridos por la ciudadanía comunitaria y, especialmente, los de los asturianos que residen actualmente en el Reino Unido.

El consejero ha asegurado, por último, que el Gobierno trabaja en garantizar el bienestar y la seguridad de todos los emigrantes y residentes en el exterior. “Nos preocupa cada una de las casi 130.000 personas que viven fuera de nuestras fronteras y no sólo las 2.750 censadas en Reino Unido”, precisó.