El PP logra en las municipales dos millones de votos más que el PSOE, que cosecha su peor resultado

Bildu es la segunda fuerza más votada en el País Vasco y la primera en ediles

 

El PP obtiene con 8,4 millones de votos, algo más del 37,5 por ciento de los emitidos en las elecciones municipales del pasado 22 de mayo, mientras el PSOE cae, con 6,2 millones de apoyos, al 27,8 por ciento; frente a la situación de hace cuatro años cuando el PP venció también, pero cuando la diferencia entre los dos partidos mayoritarios se limitaba a siete décimas, ni siquiera un punto. Ahora, la victoria del PP se cifra en 2,2 millones de votos más que los socialistas, cerca de 5.000 concejales más y diez puntos más. De las 52 capitales de provincia, los socialistas sólo son los más votados en cinco de ellas. El PP es el más apoyado en ciudades clave, como en Zaragoza, hasta ahora en manos de los socialistas. En Cataluña, el PSOE ha dejado de ser el más votado en Barcelona, donde los socialistas pierden el poder después de 32 años y donde CiU, con Xavier Trias como alcalde, podría gobernar con apoyos puntuales.

El desastre socialista se debe en parte al avance de medio millón de votos del PP y, sobre todo, al aumento de los sufragios de otros partidos, minoritarios, como Izquierda Unida, UPyD y Bildu. Esta última formación, a la que el Tribunal Supremo había impedido su participación en las elecciones por su relación con ETA pero que el Tribunal Constitucional legalizó, se convierte en la primera fuerza en el País Vasco en número de concejales con más de mil y en la segunda fuerza más votada en esta Comunidad, después del PNV. En San Sebastián, Bildu en la fuerza más votada y relega al socialista Odón Elorza al segundo lugar y es en Guipúzcoa la fuerza mayoritaria. Aún en el País Vasco, los socialistas también pierden otra plaza importante como es Vitoria, en la que vencen sus socios del PP. Otra formación que coge fuerza es Unión Progreso y Democracia (UPyD), especialmente en Madrid. En el Ayuntamiento, el popular Alberto Ruiz Gallardón, pese a la mayoría absoluta, pieden tres ediles, mientras el partido de Rosa Díez consigue cinco. En toda España, UPyD logra unos 150 concejales y representación en seis capitales de provincia. De los 463.000 votos que ha recibido en todo el territorio nacional,  un tercio los ha logrado en Madrid.

Para Izquierda Unida, pese que perdió, a manos del PP, la ciudad de Córdoba, y Seseña, la situación también es positiva.  Así, después de quince años de bajadas continuadas, la formación recuperó 206.000 sufragios frente a las municipales de 2007, ya que 1,4 millones de españoles le dieron su apoyo el pasado 22 de mayo y creció casi un punto, al pasar del 5,48 al 6,31 por ciento.

El PP se hace con la mayoría absoluta de 31 capitales de provincia, incluidas las ya señaladas de Córdoba y Sevilla, esta última de la que saca del poder en a los socialistas. En Zaragoza, pese a la victoria del PP, una mayoría de izquierdas podría hacerse con el poder, mientras en León, la ciudad del presidente Zapatero, los populares arrebatan el poder a los socialistas. Los populares han ganado en ocho de los diez municipios más poblados de España. Sólo Barcelona, con la victoria de CiU, y Bilbao, con el PNV, han quedado fuera del dominio popular. Es destacable el voto en blanco y el voto nulo, algunas de las opciones que apuntaban en algunos sectores del movimiento 15-M, ya que estos sufragios ascienden respecto a hace cuatro años y son las opciones de cerca de un millón de personas.