El Plan del litoral ordena y protege tres veces más hectáreas que la ley de prohibición de los 500 metros

El presidente gallego subraya la vocación de permanencia y de consenso del documento, que entró en su fase de alegatos

El presidente de la Xunta presenta el Plan del Litoral a los medios de comunicación.

Feijóo destacó el carácter “necesario e inaplazable” del Plan de ordenación del litoral, que constituye la primera ordenación integral de la costa gallega, y recordó que “Galicia es “el único espacio del arco atlántico europeo que aún no tiene un plan del litoral aprobado y definitivo”.

El presidente relató que en esta legislatura su Gobierno se vio obligado a tomar “tres decisiones políticas como consecuencia de los años de paralización”: prorrogar la paralización de la edificaciones en los 500 metros de toda la costa gallega para no generar más inestabilidad jurídica; evitar problemas legales, ya que la tramitación del Plan del litoral en la anterior legislatura se había hecho con disconformidad con la ley; y volver a iniciar la tramitación legal del Plan del litoral cumpliendo con la Ley de ordenación del territorio.

“Lo que queremos presentar es un modelo territorial propio del litoral gallego. Si se prohíbe con carácter genérico, sin estudiar las singularidades del territorio, eso no es ningún plan, eso es una prohibición”, resumió el titular del Ejecutivo autonómico.

Según explicó Feijóo, otro de los principios inspiradores del Plan del litoral es la “sostenibilidad y la protección efectiva”. La delimitación del Plan del litoral se basa en criterios fijos y usa las cuencas fluviales como unidad básica de delimitación, indicó. “Ordenamos, racionalizamos y desarrollamos 211.000 hectáreas, casi tres veces más hectáreas que la Ley de los 500 metros”, lo que supone el 7,2% del total del territorio gallego”, resaltó. Además, señaló que el Plan prevé una prohibición edificatoria en unas 46.000 hectáreas, excepto en los núcleos rurales y urbanos, a las que hay que sumar 20.000 hectáreas de protección de corredores fluviales. “Por lo tanto, totalizamos unas prohibiciones de edificación, salvo en núcleos rurales y núcleos urbanos en esas zonas, de 66.000 hectáreas”, remarcó.

El titular de la Xunta pujo de relieve además la “vocación de permanencia de la regulación”, subrayando la pretensión del Gobierno de que “se vaya insertando en los planes generales de ordenación urbana”, y avanzó que la Xunta buscará “el consenso” alrededor del Plan, que será presentado a la Federación Galega de Municipios e Provincias (Fegamp) y a cada uno de los ayuntamientos afectados para la fase de alegatos, así como a los grupos políticos.

El pago de las facturas de la Xunta será un 25% más rápido que el exigido legalmente

El Consello de la Xunta aprobó el decreto por lo que se regula la factura electrónica y la utilización de medios telemáticos en materia de contratación pública. El presidente gallego destacó que esta norma permitirá agilizar e incrementar la eficiencia del sistema de contratación de la Xunta, así como cumplir un compromiso electoral, que los pagos se materialicen en 45 días, un 25% menos del exigido legalmente, 60 días. “Era necesario un cambio de mentalidad, evitar procedimientos obsoletos y duplicidades innecesarias”, destacó Feijóo, quien remarcó la importancia de una respuesta de la Administración ante las dificultades de muchas empresas para acceder al pago en un tiempo razonable. “Intentamos evitar problemas de liquidez a las empresas, avanzar en la Administración electrónica, reducir los costes y garantizar la confidencialidad”, aseguró.

Un Registro Único de Demandantes de Vivienda más eficaz y operativo

El Consello de la Xunta aprobó también la modificación del decreto que regula el Registro Único de Demandantes de Vivienda de la Comunidad Autónoma, con el objeto, según resaltó Feijóo, de hacerlo “más eficaz y operativo”. El presidente de la Xunta explicó que esta modificación solucionará los enormes retrasos de varios años desde que una vivienda finalizaba hasta que llegaba a su adjudicatario y la repetición indefinida de sorteos. Feijóo avanzó que el sorteo se realizará únicamente entre los inscritos en el registro que manifiesten su deseo de acceder la viviendas de cada promoción, “ya que hasta ahora, muchos adjudicatarios renunciaban porque las viviendas estaban situadas en lugares donde no les interesaba vivir”. Según Feijóo, estas novedades “van a evitar que se multiplique el número de viviendas vacías finalizadas y sin ocupar y a permitir que los trámites para obtener una vivienda pasen de un promedio de 18 meses a 6 meses”.