El Pacto Agrario por la Inmigración promueve la especialización y el alojamiento para temporeros

Es el tercer gran acuerdo impulsado por la Generalitat para favorecer la integración de los extranjeros

Rafael Blasco (1ºi) junto a los responsables de las asociaciones agrarias de la Comunidad.
Acto de presentación del acuerdo.

Blasco aseguró que el Pacto Agrario “es el tercer gran acuerdo impulsado por la Generalitat para favorecer la integración de los inmigrantes de la Comunitat, un pacto necesario e importantísimo, ya que el campo es uno de los sectores laborales que concentra un mayor número de trabajadores extranjeros”.
De hecho, en la Comunidad el 21,2% de los trabajadores inmigrantes afiliados a la Seguridad Social lo está a través del régimen agrario, “de ahí la importancia de que las asociaciones del sector participen en las políticas de integración de la Generalitat, como lo hacen los sindicatos, los empresarios y los ayuntamientos y diputaciones”, ha indicado el conseller. En este sentido, recordó que las entidades firmantes desarrollan programas relacionados con la integración, financiados por la Conselleria de Solidaridad y Ciudadanía con 1,2 millones de euros.  En términos absolutos, en la actualidad 42.417 inmigrantes de los 199.764 extranjeros inscritos en la Seguridad Social en la Comunitat pertenecen al régimen agrario siendo la tercera región española en cifras absolutas.
Según Blasco, “el acuerdo alcanzado por la Generalitat y las asociaciones agrarias, impulsará las políticas de integración del Consell entre las más de 360 Cooperativas Agrarias repartidas por toda la geografía valenciana, beneficiando a los extranjeros que trabajan en el campo”.
A través del Pacto Agrario, se incidirá en la formación de las personas inmigrantes, tendiendo hacia la especialización en los distintos trabajos del sector agrícola (poda, técnicas de cultivo?), aunque también se ofrecerán cursos de castellano y valenciano, de cara a lograr la plena inserción socio-laboral del trabajador inmigrante.
Se promoverá, asimismo, la creación de alojamientos para temporeros en núcleos cercanos a las explotaciones agrarias para garantizar unas condiciones de vida dignas a los inmigrantes que trabajan en el campo valenciano. “La sensibilización es otro de los puntos clave del Pacto Agrario, ya que, como en cualquier ámbito de la vida, hay que establecer relaciones de conocimiento y respeto entre distintas culturas para prevenir y erradicar cualquier tipo de conducta racista o xenófoba”, ha detallado Blasco.

Más inmigrantes irregulares a pesar del recorte de ayudas

El anuncio del recorte de las ayudas por parte del Gobierno en materia de inmigración lejos de hacer mella ha supuesto para la Comunidad el envío de más inmigrantes irregulares desde Canarias, Ceuta y Melilla. El conseller de Solidaridad y Ciudadanía, Rafael Blasco, ha denunciado que el Ministerio de Trabajo e Inmigración ha enviado 76 inmigrantes irregulares a la Comunitat, en lo que va de año, diez de ellos durante la última semana.
Blasco se mostró preocupado por este goteo constante ya que estas personas “son perfectamente atendidas por el Consell, mientras el Gobierno socialista ha negado su apoyo económico a la Comunitat reduciendo en 15,3 millones de euros las ayudas al Fondo de Acogida”. Con la distribución final del Fondo 2010, la Comunidad recibirá 7,6 millones de euros, lo que se traduce en “9 euros menos por inmigrante, mientras la Generalitat invierte 1.500 euros para garantizar la atención sanitaria, educativa y social de cada extranjero”, destacó.

Modelo a seguir para toda España

El conseller de Solidaridad y Ciudadanía, Rafael Blasco, señaló que “la política de integración del Consell se ha convertido en modelo para toda España”. Comunidades como Madrid y Cataluña han puesto en marcha iniciativas de integración para las personas inmigrantes y extranjeras que ya se recogen en el pionero programa denominado ‘Escuela de Acogida’ impulsado por el conseller Rafael Blasco.  Estas regiones españolas han impulsado varias iniciativas que en la Comunidad se desarrollan dentro del Compromiso de Integración que consiste, de acuerdo con la primera Ley autonómica en materia de integración, en un Programa de Comprensión de la Sociedad Valenciana que con carácter voluntario siguen los inmigrantes residentes en Alicante, Castellón y Valencia. “El modelo valenciano de inmigración, basado en el consenso con todos los agentes sociales, es perfectamente extrapolable a España, ya que la gestión de la inmigración debería contar con Pacto de Estado y no estar sujeta a la improvisación y al recorte de ayudas que caracterizan la actual política del Gobierno central”, ha concluido el conseller.