El Instituto de Cultura Hispánica de Córdoba se sumó a las celebraciones del Día de la Hispanidad

Organizó un acto ante el monumento de Isabel la Católica y una charla sobre esta fiesta tan emblemática

En el centro de la imagen, Ignacio Tejerina, acompañado del coronel Raúl Tejerina y su esposa (i.) y de Rinaldo Colomer y Gustavo Ramos (d.).

Gustavo Ramos comenzó hablando de la independencia argentina. “Me propuse revisar cuál fue el motivo del acta de Declaración de la Independencia, que es, como lo dice la misma, la recuperación de derechos, derechos que en estas tierras instauró y difundió España. Es importante destacar que no fue una guerra revolucionaria sino una guerra civil, había indios, criollos y españoles en ambos bandos. Esta separación de España se produce por la monarquía de los Borbones, que trata como colonias a América. Hasta entonces eso no había sucedido y debemos retroceder al descubrimiento de América en 1492 para recordar los elementos que España trajo a estas tierras”.
En este sentido, Ramos destacó entre otros valores, “el cristianismo católico, la primacía de lo espiritual, la libertad como instrumento para el desarrollo de la persona; una fraternidad de carácter caritativo anclada en la justicia, una igualdad entre iguales, reconociendo la realidad de que todos somos iguales en esencia pero jerárquicamente hay funciones diferentes”.
“También le debemos a España -continuó- el arte del Siglo de Oro y sobre todo una organización de unidad política y el derecho natural clásico, el que va desde Aristóteles a Santo Tomás y luego florece en los juristas españoles y el derecho internacional moderno fundado por Francisco de Vitoria y la Escuela de Salamanca”.
Y continúa: “Sostengo que no fue una revolución sino un proceso que desembocó en una guerra civil porque en ambos bandos había españoles, criollos e indios. No olvidemos que aquí existieron indios que levantaron la bandera de Fernando VII hasta 1835 en el sur de la provincia de San Luis y en el suroeste de Córdoba. Éstos luchaban junto a los hermanos Pincheira, que provenían de Chile y enarbolaban la defensa de la monarquía española. Los mapuches, que pelearon durísimamente contra Pedro de Valdivia y eran muy aguerridos, cuando llega el proceso revolucionario, se alían con los españoles, sus antiguos adversarios”, destacó.
Por otro lado, Ramos lanza una propuesta: “Desde nuestro instituto no estamos de acuerdo con la tradicional denominación Día de la Raza, ya que la misma remite al concepto raza con un sentido biológico y consideramos que no es el adecuado. Pero tampoco apoyamos la actual denominación: Día del Respeto y la Diversidad Cultural. Creemos que el día de la diversidad es un día que se debe respetar y festejar pero en otra oportunidad. Para ello enviamos una carta a la presidenta argentina Cristina Fernández con el fin de que se instaure el 12 de octubre como Día de la Cultura Hispanoamericana. o Día de la Hispanidad. Consideramos que es una fecha para promover la unidad cultural y política que necesitamos como hispanoamericanos para poder sobrevivir”.
Peligra la ruta Córdoba-Madrid de Iberia
Ramos también se refirió a la posibilidad de que se cancelen los vuelos de Iberia Córdoba- Madrid. “Hoy tenemos un ejemplo de cómo nos sigue desintegrando el poder británico. Después de todo el esfuerzo realizado para implementar los vuelos Córdoba-Madrid, proyecto que se concretó el año pasado, hoy este gran logro naufraga porque la empresa Iberia ha sido comprada por British Airways y en Londres, a pesar de que el vuelo es altamente rentable ya que viaja con el 85 por ciento de su capacidad cubierta, están dispuestos a cancelarlo por razones estratégicas, aunque seguramente se van a aducir razones comerciales que no tienen sustento”, aseguró.
Por su parte, Ignacio Tejerina, expresó que “no saber qué festejamos el 12 de octubre produce un proceso de deconstrucción, de desnaturalización, que socava lo que verdaderamente somos. En Argentina y el resto de Hispanoamérica los niños no saben lo que son, si son criollos, indios, descendientes de españoles o italianos, etc. Hace un tiempo le pregunté a amigos genealogistas mexicanos y de otros países latinoamericanos qué significaba para ellos ‘hacer las cosas a la criolla’ y todos me respondieron: ‘con indolencia, sin responsabilidad’. Y creo que esta construcción del concepto criollo es una especie de denigración hacia nosotros mismos, debemos defender la unidad latinoamericana pero antes debemos saber quiénes somos”, afirmó.