El Hogar Español de Montevideo necesita 800.000 euros este año para no bajar la calidad del servicio

Si las ayudas públicas no llegan a esta cantidad se vería obligado a echar mano de las reservas ya que sus gastos se han duplicado

Un grupo de emigrantes bajan del autobús que los lleva al Centro de Día del Hogar Español.

El Hogar Español de ancianos de Montevideo alberga a 210 emigrantes cuyo promedio de edad es de 85 años, y que ha ido aumentando considerablemente en los últimos años, lo que provocó un incremento en la atención que hay que brindarle a los ancianos.El actual presidente del Hogar, Antonio Ríos López , explicó a España Exterior la actual situación de esta entidad que se la conoce como el buque insignia de la colectividad española en Uruguay, calificado como ejemplo de atención sanitaria para la tercera edad del continente, según confesaba públicamente el ex cónsul Guillermo Brugarolas.“La situación económica tradicionalmente se mantiene, en tantos años de vida, como deficitaria, porque el Hogar no se autofinancia”, señala Ríos quien aclara que “dependemos tanto de las ayudas que recibimos del Gobierno central de España y de las diferentes autonomías, al tiempo de algunos aportes privados”.

Y destaca que “no hay ni un solo colaborador, desde los oficiales como los particulares que no estén a la baja, que no estén con dificultades”.Eso hace que el Hogar esté revisando las cifras presentadas “en la última asamblea, 489.000 euros de déficit para el 2010, porque prácticamente ese déficit se esta casi duplicando, alcanzando los 800.000 euros”.Motivos de aumento del déficitRíos explicó los motivos que llevan a duplicar el déficit previsto, “el primero y muy significativo es la cotización del euro que a principio de año valía 31 pesos y en la actualidad está por debajo de los 23 pesos”.Agregó que “en todas las ayudas que vamos a recibir este año se nos anuncia que habrá recortes o que la fecha no va a poder ser prevista aún, lo que lleva a que tengamos que negociar nuevos precios para los insumos con una postergación de fecha de pago de los siete días actuales a 45 ó 90 días”.Asimismo precisó que el “mayor apartado de gasto que tenemos es el salarial, y el Hogar trabaja dentro del régimen del gremio de la salud donde recientemente se aprobó cuatro días de labor y uno de descanso. Eso nos ha llevado a aumentar 17 cargos para poder seguir manteniendo el nivel de atención que el Hogar tiene hasta este momento”.Como cuarto factor para la duplicación del déficit previsto, Ríos reseñó que “la población del Hogar que tenía un índice promedio de 83 años, subió rápidamente a los 85 años, pero también ha aumentado considerablemente la invalidez. Esto lleva a una atención más delicada, que provocó que tengamos que proveer para el 70% de los ancianos, que ahora ya son dependientes, un incremento de personal para darles de comer en la boca, con acompañantes las 24 horas, con medidas de seguridad por enfermedades que llevan a cuadros de violencia y evitar el suicidio, lo que hace que el Hogar mantenga un ala altamente especializada y a un altísimo costo”.Miedo al retraso y a la reducción de las partidasCon relación al atraso posible en la entrega de las ayudas, recién se conocerá a partir del mes de octubre que es cuando anualmente llegan, aunque la Xunta de Galicia ya las entregará en la próxima semana con un recorte del 10% en euros, pero que además se ve reducido en un 25% más por la devaluación de la moneda europea contra el peso uruguayo.Precisó que “nos estamos adelantando seis meses a esta crítica situación que podemos llegar a vivir.

La más grande ayuda -en cuantía- la recibimos del Gobierno central de España, pero debemos aclarar que teníamos hasta ahora dos interlocutores que todas las semanas estábamos hablando con ellos, el cónsul Guillermo Brugarolas y el consejero de Trabajo e Inmigración, Julio Olmos; pero al día de hoy ya no están en Uruguay, y eso ha sido para nosotros un gran golpe”.“Esperamos  -añade- que los que vengan a sustituirles estén en la línea de ver al Hogar como una institución del Gobierno español al que hay que brindarle ayudas”.Propiedad del EstadoFinalmente Ríos remarcó que “si es una institución insignia, que cada vez se le van poniendo adjetivos calificativos de alto nivel, y si se dice, y efectivamente lo es, una institución perteneciente al Gobierno de España, esperamos que las ayudas puedan ser las que el Hogar necesite e inclusive con puertas abiertas para decir que si mañana precisamos poner interventores o auditores del Gobierno español para saber los usos que tiene la masa de dinero, también estamos dispuestos a hacerlo como venimos haciéndolo con las autoridades aquí y la propia comisión fiscal”.Ríos explicó que se vienen realizando ajustes presupuestarios y exigentes controles de gastos para disminuir los gastos, llegando incluso a “no renovar las bajas de funcionarios, aunque no podemos hacerlo en todos los casos, haciéndolo solamente en donde no se resientan los servicios”. También explicó que “estamos manteniendo un programa de ahorro energético”.Señaló que están abiertos a todas las sugerencias para diminuir costos y que “estamos trabajando con todos los directivos de las instituciones españolas para que conozcan esta realidad, buscando afiliarlos como socios del Hogar y así incrementar los ingresos”.Fondo de reserva hasta el 31 de diciembreEn cuanto a las finanzas del Hogar, Ríos explicó que “veníamos pagando a siete días, y ahora pasamos a 60 y 90 días, a su vez hemos sido bastante buenos guardianes del último legado testamentario que tuvo el Hogar y ese dinero lo tenemos como fondo de reserva, pero si al 31 de diciembre no recibimos los fondos necesarios para cubrir el déficit de 800.000 euros, no estaríamos en condiciones de continuar brindando la misma atención a los residentes”.