El Govern comprueba el servicio de atención a domicilio de la Casa Balear de Mendoza

Las trabajadoras familiares acuden también a las zonas rurales a ayudar

La Casa Balear de Mendoza recibió el pasado 31 de mayo la visita de una representante de la Fundació Balears a l’Exterior, Cati Bauzá, durante la que supervisó el trabajo con las trabajadoras familiares que llevan a cabo el Programa de Ayuda Domiciliaria (SAD) en esta ciudad argentina. Durante dos días de trabajo, visitó a 33 usuarios del servicio puesto en marcha por el Govern de les Illes Balears.

 Las distancias en esta zona de Argentina son muy alejadas entre sí y en muchas ocasiones los usuarios se encuentran entre 20 y 50 km uno de otro. Algunos usuarios viven en zonas céntricas, pero la mayoría residen en zonas rurales muy distantes, tal como informó la Fundació Balears a l’Exterior.

Los representantes de la Casa Balear de Mendoza consideran que «fue una experiencia maravillosa, porque estos nativos o descendientes de las islas están muy agradecidos por lo que hacen por ellos desde el Govern de les Illes Balears y particularmente desde la Fundació Balears a l’Exterior», explica Malena Piera. «Ellos son ancianos, con diferentes enfermedades como alzheimer, ceguera, artrosis y A.C.V. Muchos caminan con bastón, otros se encuentran sentados en una silla de ruedas y la soledad es en todos el problema principal. Pues allí está presente la figura de la trabajadora familiar, cada día junto a ellos para ayudarlos y asistirlos.

Algunos nacieron en las islas Baleares y los demás son hijos de mallorquines», continúa Malena Piera con el relato. «Con qué afecto recibieron a Cati Bauzá. Fue como si vieran en ella una parte de la isla. No faltaron las emociones, las lágrimas y las conversaciones en mallorquín, lengua que no tienen la oportunidad de hablar habitualmente». En esta zona de Mendoza hay nativos y descendientes de Santa Margalida, Alcúdia, Pollença, Palma, Felanitx, Manacor, Inca, Artà y Petra, entre otras poblaciones.