El Gobierno autoriza la OPA de Gas Natural a Endesa porque “mejora la competencia”

500 millones de euros. La empresa resultante de una eventual fusión Gas Natural-Endesa deberá desprenderse de 2.800 millones de metros cúbicos de gas natural y vender centrales eléctricas por una capacidad total de 4.300 megavatios. El ministro de Economía, Pedro Solbes, aseguró que la aplicación de estas condiciones supondrá una mayor competencia en el sector energético y permitirá la entrada de un nuevo competidor en el mercado eléctrico y hasta dos en el gasista. La vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, recalcó que la decisión del Gobierno permitirá una mejora de la calidad del suministro y una reducción de precios.
Un informe del Tribunal de Defensa de la Competencia recomendaba al Ejecutivo no autorizar la operación, mientras que el elaborado por la Comisión Nacional de la Energía optaba por aprobarlo con condiciones. Entre otras medidas, Gas Natural tendrá que vender las participaciones de Endesa en las plantas regasificadoras de Sagunto (Valencia) y Ferrol. La empresa resultante tendrá que vender 400 megavatios en Cataluña y otros 400 en Andalucía porque, según Solbes, son las dos áreas en las que se producirá una mayor concentración. El portavoz adjunto del PP en el Congreso, Vicente Martínez-Pujalte, anunció que si esta formación gana las próximas elecciones generales adoptará todas las decisiones que permita el Estado de Derecho para “desmontar el monopolio anticompetitivo al que el Gobierno ha dado a luz”.
Dijo que la operación responde exclusivamente a intereses políticos y que no busca beneficiar a los consumidores ni mejorar las condiciones del mercado. Ahora, Gas Natural y sus accionistas decidirán si la oferta es rentable y la Comisión Nacional del Mercado de Valores tendrá que autorizar el folleto de la oferta.