El Estatuto de Galicia reconocerá el papel de la emigración en el preámbulo y en el articulado

Méndez Romeu aseguró que la Xunta seguirá las propuestas del VIII Consello das Comunidades Galegas

Así lo afirmó el conselleiro de Presidencia, Administracións Públicas e Xusticia, José Luis Méndez Romeu, durante una comparecencia en el Parlamento gallego para responder a una pregunta oral sobre la valoración del Gobierno gallego de las resoluciones aprobadas por este Consello que, según dijo, son “vinculantes” para el Ejecutivo y, por lo tanto, serán correspondidas con hechos y resultados.
El titular de Presidencia explicó que en la última convocatoria del VIII Consello das Comunidades Galegas, el Gobierno gallego, en concreto la Secretaría Xeral de Emigración, quiso dotar de “auténtico sentido y de auténtico contenido” a las funciones que tiene atribuidas este órgano representativo de la emigración gallega. De este modo, la labor principal del Consello fue el estudio, debate y análisis de dos cuestiones de “capital importancia” para los gallegos y gallegas residentes en el exterior y para los centros y comunidades gallegas: el Estatuto de Autonomía de Galicia y el estudio de la reforma de la Lei de Galeguidade.
Romeu calificó de “acertada” la última edición de este Consello a la vista de las conclusiones que presentó al Consello da Xunta que muestran la reflexión y serenidad con la que se abordó un debate “necesario y oportuno” y que muestran, sobre todo, que los propios representantes de los centros y comunidades gallegas quieren “adaptarse a los nuevos tiempos y quieren participar activamente en la vida política, social y cultural del país”. A cuyo objeto, según aseguró el conselleiro, el proyecto para la reforma de la Lei de Galeguidade, que se presentará a comienzos del próximo 2007 en el Parlamento, recogerá las indicaciones y sugerencias del Consello.
Además, el titular de Presidencia avanzó que “la galeguidade, en cuanto atribución universal a los hombres y mujeres fuera de Galicia, reconocerá a aquellas comunidades gallegas incorporadas al movimiento asociativo de los gallegos, en cualquier parte del mundo en el que se encuentren”. Asimismo, añadió Romeu, la Xunta de Galicia ha previsto conceder el reconocimiento oficial preciso la aquellos centros centenarios que albergan “un valioso patrimonio que debe ser protegido y sobre todo puesto en valor”. Este reconocimiento se verá reflejado tanto en la reforma de la Lei de Galeguidade como en el Estatuto de Autonomía de Galicia que otorgará a la emigración gallega el tratamiento y el papel que se merecen tanto en el preámbulo cómo en el propio articulado.
En opinión del conselleiro, “nunca la emigración gallega tuvo la oportunidad de expresar por mecanismos oficiales su voluntad, sus demandas y su sentir”, un hecho derivado de la labor de los miembros del VIII Consello das Comunidades Galegas que “estuvieron a la altura de las circunstancias dentro de un momento histórico, por la propia conmemoración del 50 Aniversario del I Congreso da Emigración Galega”.